Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de Arcuri asegura que los medios "se han puesto a favor de Juana Rivas" y "no se ha escuchado" al padre

Adolfo Alonso, el abogado de Francesco Arcuri, el excompañero de Juana Rivas, la vecina de la localidad granadina de Maracena en paradero desconocido desde que incumpliera el 26 de julio la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar, ha asegurado este martes que los medios de comunicación en este caso "se han puesto a favor de la madre", algo que "ha dificultado su labor desde el minuto uno, porque no se nos ha escuchado".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Alonso ha explicado que en este caso "no hablamos de un tema de violencia de género, sino de un secuestro de dos niños, después de que la madre haya decidido unilateralmente desobedecer las resoluciones judiciales, algo a lo que no se le da importancia".
Para Alonso, "se está creando una heroína", si bien ha matizado que él es abogado y "sólo valora el derecho y el derecho no se está cumpliendo".
Este martes el Juzgado de Instrucción 2 de Granada ha ordenado la detención de Juana Rivas después de que no haya comparecido este martes ante este tribunal, que mantiene abiertas diligencias por la vía penal para dirimir si ha podido incurrir en un delito penal de retención ilícita de menores. Tras examinar la solicitud de Francesco Arcuri, el padre de los menores y residente en Italia, que sí ha acudido al juzgado, donde también estaba citado este martes, y el criterio del fiscal, el juez ha valorado en su auto, al que ha tenido acceso Europa Press, "la existencia de un presunto delito de sustracción de menores".
Consta asimismo en autos que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "no han podido localizar a la investigada" y "ni en su domicilio, ni en el de sus familiares próximos" se ha obtenido información sobre su paradero, por lo que "se impone procesalmente, como siempre que se concurren estas circunstancias, la decisión de acordar la detención y puesta a disposición judicial".
La Fiscalía ha apuntado a la necesidad de defender la "legalidad ordinaria" para que la madre de Maracena sea puesta a disposición del juez, según han informado fuentes del Ministerio Público a Europa Press.
En este sentido, Adolfo Alonso ha confiado en que Juana Rivas, después de la decisión del Juzgado de Instrucción número 2, "ojalá aparezca pronto".
Sobre la condena a Arcuri en 2009, el letrado ha señalado que "se ha tratado de explicar qué paso" en varias ocasiones, así como lo que vino después "una orden de alejamiento, el traslado de Rivas a Italia, la llegada de otro hijo,...".
"SIN VENCEDORES NI VENCIDOS"
En relación a la propuesta de acuerdo, rechazada por Rivas, realizada por Arcuri a la madre para una custodia compartida en Italia, con una vivienda para la madre y el pago de una cantidad mensual en concepto de alimentación, el abogado ha manifestado que "el acuerdo siempre es posible". En este sentido, ha precisado que la propuesta de acuerdo primero se hizo de forma discreta y después en los medios, "como camino de solución". "Aún así impulsaré un acuerdo que pueda resolverse sin vencedores ni vencidos", ha asegurado Alonso, que ha indicado que Francesco Arcuri se encuentra "tranquilo, cansado, seguro y aguantando lo que se le ha venido encima".
Según ha hecho constar el juez en el auto en que dictamina la orden de detención y presentación de la madre de Maracena ante el tribunal, "no procede la adopción de otras medidas cautelares" más allá de la orden de detención.
El juez apunta a que las medidas solicitadas por el padre de los niños "resultan amparadas" por la Ley de Enjuiciamiento Criminal, "aplicable en cualquier ámbito jurisdiccional para posibilitar rápidamente la evitación de perjuicios a los menores".
No obstante, la decisión judicial impide a Rivas "abandonar el país", y para los menores, de once y tres años, "supone el mismo impedimento" en la actual situación. Si los hijos fueran hallados bajo su guarda o la de un tercero, "el cumplimiento de lo acordado civilmente obliga a que los menores sean inmediatamente y sin excusa entregados al padre".
En este sentido, las medidas para "asegurar la disponibilidad de la investigada y la restitución de los menores, ya han sido adoptadas", y, respecto de otras que "pudieran ser pertinentes", el dictamen habrá de hacerse una vez sea puesta a disposición judicial.
La orden de detención de Juana Rivas será trasladada a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad "para su debida constancia y ejecución", y se notificará la decisión a la Fiscalía.