Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abandono escolar en alumnos de familias pobres se dispara con la crisis en España mientras la tasa general baja

Un informe de Save The Children atribuye a los recortes y a la LOMCE el "aumento de la inequidad" en el sistema educativo español
Uno de los efectos de la crisis económica ha sido reducción en España de la tasa de abandono escolar temprano --jóvenes entre que dejan de estudiar al finalizar la ESO--, sobre todo por la falta de ofertas de empleo, sin embargo, esta reducción no ha repercutido de igual manera en todo el alumnado. Según un informe de Save The Children, en los estudiantes de familias con mayores dificultades socioeconómicas se ha disparado la tasa abandono desde 2008 hasta 2015 y duplica la general.
En concreto, el estudio presentado por la ONG este jueves 22 de septiembre, bajo el título 'Necesita mejorar', indica que "el origen socioeconómico es ahora más determinante" y advierte de que el 43% los niños del quintil más pobre de la población española (20%) abandona prematuramente sus estudios en 2015 frente al 20% de la tasa media española.
Según los datos oficiales, la general alcanzó su máximo en 2008 hasta el 31,9% y comenzó a bajar desde ese año hasta situarse por primera vez por debajo del 20% en 2015, hasta el 19,9%. Una reducción de once puntos porcentuales en siete años, que contrasta con el aumento de ocho puntos de la tasa de abandono de los jóvenes de las familias españolas más desfavorecidas: en 2008, era del 28% y en 2015 del 36%, tal y como indica este informe.
Añade que si se tiene en cuenta a los jóvenes entre 18 y 24 años del 40% más pobre de la población, el abandono temprano llega al 68%. Esta organización subraya el coste y social y económico y cuantifica este último entre el 5,9 y el 10,7% del PIB.
El fracaso escolar y el abandono temprano son para Save The Children "problemas de justicia social y de desvinculación educativa". Para hacer frente a esto, pide un pacto de Estado por la Educación y apunta que las políticas y programas dirigidos a promover el éxito escolar deben diseñarse desde la equidad educativa e intervenir de forma sistémica y preventiva y "no limitándose únicamente al rendimiento escolar del alumno".
Esta organización advierte de que los "amplios recortes" que ha sufrido el presupuesto de educación en los últimos años han incidido "especialmente" en los estudiantes en peor situación. Asimismo, asegura que la LOMCE puede conllevar un aumento de la "segregación educativa y de la rigidez del currículum y evaluación, dificultando la atención ala diversidad".
También alerta de que la reducción de la inversión pública en educación conlleva un incremento del gasto de las familias, que ha aumentado casi un 30% entre 2008 y 2015, "intensificando" así el impacto que la capacidad económica de las familias tiene en el resultado educativo y las expectativas de los niños.
IGUALDAD NO ES LO MISMO QUE EQUIDAD
Save The Children indica que una política pública basada en la igualdad trata de igual modo a todos independientemente de su condición de partida mientras que la equidad hace referencia a tratar a cada uno de la forma que necesite para salvar las desigualdades que existen en origen.
Pone como ejemplo, que si todo el que accede a un edificio lo hace por unas mismas escaleras hay igualdad en el acceso, pero si además hay una rampa para las personas que se mueven en silla de ruedas hay equidad. "Aunque se accede de forma diferente, se hace en igualdad de condiciones", apostilla.
"Somos un sistema resultadista. Si un niño parte de -10 y llega a 2, será mejor que uno que parte de 5 y llega a 7. Pero el proceso, lo que hacemos con el niño, no importa", lamenta una directora de un colegio público madrileño, cuyo testimonio recoge este informe.
¿QUIÉNES SON LOS NIÑOS A LOS QUE EL SISTEMA DEJA ATRÁS?
Para determinar el perfil de los alumnos con los que el sistema educativo fracasa, Save The Children recurre al informe PISA 2012 y señala que el grueso de los que salen peor parados lo constituyen mayormente niños varones, de menor renta y, en muchos casos, de minorías étnicas o de origen extranjero.
Pero más allá del sexo, del sexo del alumno, el nivel socioeconómico marca "mucho más" los resultados que obtenga. Y recuerda que en España, estudiantes de un nivel socioeconómico bajo obtienen 90 puntos menos en Matemáticas en PISA que quienes provienen de un nivel socioeconómico alto.
Como consecuencia del aumento de la "inequidad" en el sistema educativo, esta ONG dedicada a la infancia se une a la demanda social de un Pacto de Estado por la Educación y aporta al debate sobre el mismo nueve principios que, a su entender, cualquier sistema educativo debería cumplir para no dejar a ningún niño atrás.
"SIN PLAZA DE GUARDERÍA, ¿CÓMO BUSCO TRABAJO?"
El primero de ellos es, "un sistema plenamente financiado y rico en becas" y pase del 0,11% del PIB actual al 0,4% en 2020. "He llegado a retrasar visitas de mis hijos al dentista porque prefiero que tengan un libro en el pupitre y puedan estudiar en las mismas condiciones que sus amigos", dice una madre con hijos en Primaria.
También plantea profesorado de calidad y suficiente para trabajar en entornos vulnerables, pues, según el informe entre el curso 2009-2010 y 2013-2014, el alumnado en centros públicos aumentó un 7,09% y el profesorado se redujo en un 2,91%; y ampliar la educación de cero a tres años, especialmente la de los niños en situación más desfavorecida. "Sin plaza en la guardería, ¿cómo se busca trabajo? Si lo mejores que los niños vayan, debería haber plazas para todos", dice una madre.
Save The Children plantea la necesidad de que se oferten actividades extraoescolares de calidad para la infancia en situación de pobreza; acabar con la segregación del alumnado entre centros para evitar guetos, incluso dentro del aula en función del rendimiento académico; evitar la estratificación escolar en grupos e itinerarios desiguales en la etapa obligatoria; una educación postobligatoria profesional de calidad y segundas oportunidades para quienes quieran volver.
La ONG pide planes individualizados para atender la diversidad del alumnado y para ello publica este testimonio del director de un centro: "Esto es como si un hospital no atendiera enfermos graves porquese van a morir y solo tratase resfriados. Los resultados escolares van a mejorar, pero a costa de dejar en la cuneta a miles de chavales".