Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una perra abandonada muerde su pata hasta amputársela para liberarse de la cadena

Un perro abandonado muerde su pata hasta amputársela para liberarse de la cadenaStray Rescue

El animal, que llevaba encadenado en el sótano de una casa cinco años, logró escapar mordiendo su propia pata hasta amputársela.

Treya fue abandonada después de que su dueño fuera asesinado. Durante estos años, fueron los vecinos quienes la alimentaron y quienes también le proporcionaron heno para que se mantuviera caliente.

Al parecer, la cadena con un agarre mortal se enganchó en su pata y por eso Treya acabó mordiéndosela para liberarse. Tras el incidente, la protectora de animales Strey Rescue se hizo cargo de ella para rehabilitarla, informa Metro.
Perro
No se sabe por qué los vecinos no pidieron ayuda antes, pero por suerte ha conseguido una familia de acogida que está tratando de acostumbrarle a relacionarse con otros perros. Además están ahorrando dinero para comprarle una prótesis.

"En una ciudad que puede ser muy violenta, el asesinato puede afectar más que sólo a los seres humanos. También puede afectar al mejor amigo del hombre”, aseguraron desde Stray Rescue. "Después de que su dueño fuera asesinado hace 5 años, Treya se vio obligada a vivir encadenada y completamente sola. Bajo la cubierta trasera de la casa vacía estaba su escondite".
Perro


"Los inviernos eran duros, pero los vecinos le suministraron heno para ayudar a mantenerla caliente y suficiente comida para mantenerla viva", añadieron.

Pero lo único que no podían hacer era liberarla de sus cadenas que sostenían un agarre mortal en su pata. Por desgracia, terminó masticando su propia pata para liberarse de la cadena.

Una vez fue rescatada, le llevaron a un centro de traumatología para animales donde descubrieron que, además de la pata auto-amputada, tenía dirofilariosis y un caso perverso de infestación por pulgas. Sus heridas emocionales coincidían en intensidad con las físicas.

Treya está ahora en una casa de acogida, un hogar real con todas las comodidades que un perro merece. Después de su tratamiento de dirofilariosis, tal vez consiga una prótesis.