Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

WWF alerta de que 4,5 millones de viviendas en España no pueden mantener la temperatura adecuada en verano

WWF ha lanzado este jueves 22 de junio su informe 'Rehabilitación energética de viviendas¡ en el que ha destacado que la regeración de edificios es una inversión social imprescindible debido a los fenómenos climatológicos extremos. En este sentido, advierte de que 4,5 millones de viviendas en España no pueden mantener la temperatura adecuada en verano y 3,3 millones no lo logran en invierno.
WWF informa de que una parte de la población de las ciudades se encuentra en una situación muy vulnerable al calor, puesto que sus hogares necesitan de una cantidad de energía que en muchos casos los inquilinos no se pueden permitir pagar.
Por ello considera que la regeneración energética de edificios puede ser la forma de afrontar esta situación. Según el técnico de Eficiencia Energética de WWF, Georgios Tragopoulos, "la rehabilitación es un vehículo para mejorar la salud y la calidad de vida de las personas" y destaca que esta medida "debe ser una política social, más que una operación meramente económica".
En este sentido, WWF ha pedido al Gobierno que incorpore esta perspectiva sanitaria en las políticas de vivienda, y demanda que se incluya información sobre el cambio climático en el diseño de las viviendas para que se adapten a las previsibles situaciones futuras.
La OMS achaca un 30% de la mortalidad adicional de invierno a las malas condiciones de las viviendas, que en el caso español, pueden suponer la muerte de una media de más de 800 personas, cifra que se prevé que aumente a medida que avanza el cambio climático y envejece la población.
Además, un estudio Universidad de Hawaii (EEUU) muestra que el 30% de la población mundial está expuesta a olas de calor letales y los expertos advierten que si no se toman medidas, a finales de siglo estos fenómenos afectaran a tres cuartas partes de la población.