Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Voluntarios contra el fuel

Lo que ha visto Juan Antonio en sus playas le ha hecho convertirse en voluntario. “Por mi tierra lo que haga falta, las 24 horas”, asegura. Aruma también quiere limpiar sus costas y piensa que hacer el curso de voluntariado es vital para recoger el combustible. “Es una sustancia letal para el medio ambiente y una sustancia muy tóxica”, advierte Ezequiel Navío, coordinador del voluntariado en Gran Canaria. Imprescindibles: mono, guantes, gafas, máscaras, calzado especial... Armas para enfrentarse a la cruda realidad. “Una pena, una pena el desastre ecológico y biológico”, se lamenta una vecina. La desolación y la indignación aumentan a medida que pasan los días de vertido y ya van 16. “No hay un dispositivo de vigilancia permanente, es la propia gente la que se encuentra con las manchas”, se queja Noelia Sánchez, portavoz de Ecologistas en Acción. Mientras el fuel sigue saliendo del barco de forma lenta, pero peligrosa.