Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los detenidos en Vitaldent comienzan a pasar a disposición judicial

Cuatro de los trece detenidos en la denominada 'Operación Topolino' contra las clínicas dentales Vitaldent, entre los que podría encontrarse el dueño de la franquicia, Ernesto Colman, se encuentran ya en las dependencias del Juzgado de Instrucción número 2 de Majadahonda (Madrid) para prestar declaración por presuntos delitos de fraude y blanqueo de capitales, han informado fuentes jurídicas.

Las declaraciones podrían prolongarse con el resto de procesados en función del ritmo con el que la Policía ponga a los detenidos a disposición judicial, según las mismas fuentes.
Las primeras pesquisas de los responsables de la investigación apuntan a que Colman exigía a sus franquiciados que le pagasen el 10 por ciento de lo acordado en metálico y que cifran el fraude en torno a los 10 millones de euros.
Entre los detenidos en Madrid y en Torrevieja (Alicante) encuentra también Vicente Samper, director comercial de Vitaldent desde 2005 hasta hace tan solo unas semanas. Samper se encargó de la expansión de Vitaldent tanto en España como en Portugal, Italia o EE.UU.
En el marco de esta operación, la Policía ha incautado un avión, decenas de coches y varias fincas. El juzgado de Majadahonda que está tomando declaración a los detenidos es el que inició las pesquisas después de recibir la denuncia de varios de los franquiciados
Según estas investigaciones, los arrestados formaban parte de un grupo organizado creado dentro de la estructura empresarial, diseñado para eludir el pago de impuestos a la Hacienda Pública, según la Policía. La Fiscalía, en un comunicado emitido este martes, habla incluso de "organización criminal" dirigida por el dueño de Vitaldent, Ernesto Colman.
El procedimiento que seguía la trama era desviar el dinero que recibían en metálico fuera de España, concretamente a Suiza y Luxemburgo. Luego ese dinero se reinvertía de nuevo en España. Se hacían con artículos de lujo, o creaban nuevos negocios, según los investigadores.