Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vinculan el consumo de cigarrillos 'light' a un aumento de adenocarcinomas de pulmón

Un estudio del Centro Integral de Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) ha constatado que los cigarrillos llamados 'light' también aumentan el riesgo de adenocarcinomas de pulmón, pese a los supuestos beneficios que se les ha atribuido en comparación con el tabaco convencional.
En su trabajo, cuyos resultados publica la revista 'Journal of the National Cancer Institute', se analizó la prevalencia del cáncer de pulmón más común, los adenocarcinomas, que a diferencia de otros subtipos ha aumentado en los últimos 50 años pese al descenso del consumo de tabaco entre la población.
Los autores aseguran que sus hallazgos confirman lo que ya sospechaban desde hace tiempo, que los cigarrillos 'light' no tienen ningún beneficio para la salud pese a que la industria tabaquera los ha mostrado como una opción "más saludable" gracias a la incorporación de agujeros en el filtro que reduce los niveles de alquitrán inhalado.
"Esto se hizo para engañar a los fumadores y hacer pensar a la opinión pública de que realmente eran más seguros", según ha asegurado el oncólogo Peter Shields, uno de los impulsores de este trabajo.
La investigación se basó en un análisis exhaustivo de la literatura científica sobre estos productos, incluyendo estudios químicos y toxicológicos, ensayos clínicos en humanos y trabajos epidemiológicos sobre el hábito tabáquico y el riesgo de cáncer.
Sus autores plantearon la hipótesis de que las mayores tasas de incidencia de adenocarcinoma pulmonar se atribuyen a los orificios de ventilación del filtro, que permite a los fumadores inhalar más humo y, por tanto, más elementos carcinógenos y otras toxinas.
PRODUCEN EL EFECTO CONTRARIO
"Los orificios de ventilación del filtro cambian la forma en que se quema el tabaco, produciendo más carcinógenos, lo que también permite que el humo llegue a las partes más profundas del pulmón donde los adenocarcinomas se dan con mayor frecuencia", ha explicado Shields.
Hasta la fecha, toda la evidencia científica se ha centrado en los efectos adversos de añadir ventilación a los filtros pero no eliminarla, si bien los autores admiten que todavía no se ha confirmado que la exposición tóxica aumente con añadir agujeros.
El problema, ha reconocido Shields, es que actualmente estos agujeros en el filtro se añaden a prácticamente todos los cigarrillos que se fuman actualmente, de ahí que reclamen a la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés), también encargada de regular los productos del tabaco, a que tomen medidas inmediatas sobre el uso de los orificios de ventilación e incluso la prohíban por completo.
"Es un proceso un tanto complicado pero hay datos más que suficientes como para iniciar el proceso. Creemos que una acción de este tipo reduciría el uso y la toxicidad de los cigarrillos convencionales, y llevaría a muchos fumadores a dejar de fumar o al menos a fumar menos", ha señalado.