Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vigilantes de la playa tecnológicos

Una joven se ahoga en una playa de Málaga. Un socorrista se lanza al agua a ayudarla. Mientras un piloto socorrista manda su dron al rescate a una velocidad de 15 metros por segundo. “El tiempo de llegar sería como mucho de cinco o diez segundos. El dron tiene dos flotadores independientes y puede soltar uno o dos, según la necesidad”, asegura José Antonio Martínez, piloto socorrista. Vean en este simulacro como la primera ayuda, lanzando los salvavidas, tranquiliza a la persona y además da más tiempo a la llegada del socorrista. Pocos segundos en momentos tan angustiosos pueden salvar vidas. Y disminuir así la cifra en España de más de 400 personas muertas al año por ahogamiento.