Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vera nos explica cómo superó la “desaparición” de su padre en los trenes

Esteban tenía 39 años y su hija Vera nueve el 11 de marzo de 2004. Diez años después Vera explica que le “costó entender que la noche anterior me hubiera dicho buenas noches y a la mañana siguiente desapareció”. Durante años, Vera quiso saberlo todo y entenderlo todo. Hoy, con 19 años sabe que lo que la dejó huérfana la ha hecho más fuerte. Para llegar ahí tuvo que repetir el viaje de su padre: se subió al tren ocho años después, un 11 de marzo. Araceli también hizo un viaje como ese ocho meses después de que el tren en el que viajaba estallara en Atocha.