Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho aprueban reglas que prohíben el mercurio en empastes dentales a embarazadas y menores de 15 años

Los países de la Unión Europea han aprobado este viernes el nuevo reglamento comunitario para proteger de los efectos nocivos del mercurio en la salud y que, entre otras cosas, limita su uso en empastes dentales a partir de enero de 2019 y lo prohíben en el caso de menores de 15 años, mujeres embarazadas y lactantes desde julio de 2018.
Los Veintiocho han dado luz verde a nivel de embajadores a las nuevas reglas europeas que persiguen el objetivo proteger de la contaminación de esta sustancia tóxica en la salud humana. Los Estados miembros alcanzaron un acuerdo político sobre estas normas con la Eurocámara el pasado 6 de diciembre. Ahora deben ser aprobadas formalmente por el Parlamento Europeo.
En concreto, el uso de aleaciones de mercurio en empastes dentales sólo estará permitido a partir de enero de 2019 su la sustancia está encapsulada. Además, desde el 1 de julio estará prohibido en empastes dentales en menores de 15 años, mujeres embarazadas y lactantes, salvo que existan necesidades médicas específicas.
Por otro lado, la Comisión Europea informará a mediados de 2020 sobre la viabilidad de eliminar gradualmente el uso del mercurio en todas los empastes dentales en el futuro, a partir de 2030.
El Consejo de la UE, la institución que representa a los socios comunitarios, ha destacado que el mercurio es una "importante amenaza global" para la salud y ha recordad que una vez emitida en el aire o el agua, esta sustancia puede desplazarse grandes distancias, por lo que su contaminación debe tener una respuesta a nivel global.
Precisamente, este cambio legislativo aprobado por los gobiernos del club comunitario permite alienar la legislación europea con las normas internacionales acordadas en el Convenio de Minamata que se aprobó en 2013 y fue firmado por 128 países.
Las nuevas normas también prohíben la fabricación, importación y exportación de productos con mercurio como pilas o lámparas, así como el uso de esta sustancia tóxica en procesos industriales. En ambos casos se establecen fechas concretas para su eliminación progresiva en usos específicos.
Por último, el reglamento endurece la prohibición actual de exportar mercurio y compuestos y mezclas de mercurio, a la vez que restringen las importaciones a un número limitado de casos.