Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho acuerdan los criterios para identificar disruptores endocrinos

Los países de la Unión Europea han respaldado este martes los nuevos criterios científicos para identificar aquellas sustancias químicas que pueden provocar alteraciones en el sistema endocrino, conocidas como disruptores endocrinos, utilizados en productos de protección de plantas.
En concreto, los Estados miembros han dado su visto bueno a nivel de expertos en el Comité de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos, más de un año después de que la Comisión Europea presentara su propuesta, en junio de 2016. España ha votado a favor de estos criterios.
El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, ha destacado que el voto demuestra la determinación de la UE para "diseñar una política comunitaria real sobre los disruptores endocrinos".
"Es un gran éxito. Una vez implementado, el texto asegurará que cualquier sustancia activa usada en pesticidas que sea identificada como un disruptor endocrino para personas o animales puede ser evaluado y retirado del mercado", ha afirmado el comisario lituano.
Bruselas ha subrayado que los criterios adoptados se basan en la definición establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En concreto, especifican que la identificación debe llevarse a cabo teniendo en cuenta todos los estudios científicos relevantes, incluyendo estudios in vitro, in silico o en animales.
El Ejecutivo comunitario ha señalado además que pretende adoptar los mismos criterios para identificar distuptores endocrinos en biocidas, un asunto "importante" porque "las propiedades que hacen que una sustancia sea un disruptor endocrino no dependen del uso de esa sustancia".
Bruselas también ha destacado que el acuerdo permite iniciar su trabajo de cara a una estrategia para minimizar la exposición de los ciudadanos europeos a los disruptores endocrinos más allá de pesticidas y biocidas. Esta estrategia cubrirá, por ejemplo, cosméticos, juguetes y paquetes de alimentos.
Los criterios aprobados este martes por los Estados miembros se aplicarán de forma completa tras un periodo de transición de seis meses, en el que la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) elaborarán un documento con las directrices para aplicarlos.
AÑOS DE RETRASO
El visto bueno a los nuevos criterios para identificar sustancias con capacidad de provocar alteraciones en el sistema endocrino he llegado con años de retraso, puesto que la normativa comunitaria obligaba a presentar la propuesta que finalmente planteó en junio de 2016 como muy tarde en diciembre de 2013.
De hecho, el Tribunal de Justicia de la UE (TUE), tras un recurso presentado por Suecia, acusó a Bruselas de incumplir sus obligaciones al no haber adoptado estos criterios en diciembre de 2015, cuando subrayó que la obligación de hacerlo antes de la fecha fijada era "clara, precisa e incondicional".
Las críticas a le decisión de este martes han llegado por parte del Grupo de Los Verdes en la Eurocámara, que ha criticado que los criterios harán "muy difícil" la identificación de disruptores endocrinos, por lo que "pocos o ninguno de los productos serían eliminados del mercado".
Así, el eurodiputado de Equo Florent Marcellesi ha denunciado que "en lugar de utilizar definiciones y marcos reglamentarios establecidos, la Comisión se ha propuesto reinventar la rueda, dejando las cuestiones clave que deben resolverse a través de una orientación futura y creando nuevas incertidumbres y controversias".
"Fue muy frustrante ver que los Estados miembro apoyan a la Comisión tratando de evitar las prohibiciones establecidas en la ley al manipular los criterios.Sin criterios adecuados, científicos y utilizables, será casi imposible tomar medidas para reducir el daño causado por los alteradores endocrinos", ha afirmado, para después asegurar que el grupo intentará "construir la mayoría necesaria" en la Eurocámara para "vetar estos criterios".