Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veinticinco provincias están en alerta por frío, viento y niebla

Fuerte oleaje en el Paseo Marítimo de L'Escala, GironaEFE

Un total de 25 provincias estarán en alerta amarilla por bajas temperaturas y nieblas, mientras que en Canarias también se ha activado la alarma por riesgo debido a fuertes rachas de viento que afectarán a las islas más occidentales del archipiélago, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Así, los termómetros de las provincias de Lugo, Orense, León, Zamora, Salamanca, Ávila,  Cáceres, Valladolid, Palencia, Soria, La Rioja, Madrid, Navarra, Toledo, Ciudad Real, Albacete, Guadalajara, Cuenca,  Córdoba, Granada podrían alcanzar temperaturas entre los -4ºC y los -6º centígrados, con heladas débiles, localmente moderadas, en todas ellas. Teruel, Zaragoza, Huesca, Lérida y Tarrogona están en alerta por niebla.
En el resto del país, los termómetros se mantendrán con pocos cambios, salvo un ligero ascenso en las nocturnas del este y el sudeste peninsular.
En Canarias habrá un incremento de la nubosidad hasta quedar muy nuboso o cubierto, con predominio de nubes medias y altas. El archipiélago está en alerta amarilla debido a las fuertes rachas de viento que se esperan en sus islas más occidentales y que, según la Aemet, podrían alcanzar los 70 kilómetros por hora.
Por su parte, los cielos estarán poco nubosos o despejados en la mayor parte del país, excepto en el área mediterránea, donde se esperan intervalos nubosos con posibilidad de alguna precipitación débil en el litoral del sudeste peninsular, y con algo más de probabilidad, en el área
del Estrecho.
La Aemet también predice nieblas matinales en el interior peninsular, especialmente en la meseta norte y zonas bajas del interior del nordeste peninsular, donde localmente pueden ser persistentes. Las provincias de Huesca, Lérida y Tarragona están en riesgo por estos fenómenos, que estarán presentes a lo largo de toda la jornada.