Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano no tomará medidas de seguridad "excepcionales" para la canonización este domingo de Teresa de Calcuta

El Vaticano no tomará medidas de seguridad "excepcionales" para la solemne ceremonia de canonización de la Madre Teresa de Calcuta que presidirá el Papa este domingo 4 de septiembre, según ha explicado el jefe de la Oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Bruke.
La Santa Sede, como es habitual, ha distribuido 100.000 entradas gratuitas para poder seguir la celebración dentro de la Plaza de San Pedro, pero no ha facilitado ninguna previsión de asistencia.
De momento, 600 periodistas de todo el mundo se han acreditado ante la Oficina de prensa del Vaticano para cubrir el evento. "Es un dato que refleja el interés internacional de este acto", ha explicado. La ceremonia será trasmitida por el Canal Televisivo del Vaticano en 120 entes televisivos conectados de todo el mundo.
El Vaticano tampoco ha dado detalles concretos sobre el número de delegaciones oficiales que participarán en la ceremonia. En el caso de España, la delegación estará presidida por la Reina Sofía.
El Papa Francisco aprobó el decreto para la santificación de la fundadora de las Misioneras de la Caridad el pasado 18 de diciembre de 2015 tras aprobación el segundo milagro necesario para la elevación a los altares de la beata albanesa. Se trata de la curación científicamente inexplicable de un hombre brasileño en 2008. El hombre tenía un tumor maligno en el cerebro y se encontraba en estado terminal.
El paso previo fue la beatificación, celebrada en la Plaza San Pedro por Juan Pablo II hace 12 años. El proceso, que reconoció las virtudes heroicas y el primer milagro necesario, comenzó a menos de dos años de la muerte de la religiosa, debido a su fama de santidad. El padre Brian Kolodiejchuk fue el postulador de la causa.