Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios turistas arriesgan sus vidas por un selfi en un temible acantilado

Varios turistas arriesgan sus vidas por un selfi en un temible acantiladocuatro.com

Un grupo de turistas coreanos pensó que fotografiarse al borde de un acantilado de más de 150 metros de altura quedaría muy bien en su Instagram. Sin embargo, no se percataron de que sus vidas han corrido un grave peligro real. Los guardacostas de la zona del Parque de las Siete Hermanas, en Reino Unido, avisan de que los acantilados son muy inestables, y que no vale la pena arriesgar la vida por ninguna autofotografia.

Conseguir una foto en un lugar espectacular es el objetivo de muchos turistas. Sin embargo, a veces hay que pensar más con la cabeza que con la cámara. Un grupo de turistas coreanos han sido amonestados por varios guardacostas después de que arriesgasen su vida por hacerse varios selfis en el borde de un acantilado de más de 150 metros de altura.
Ha ocurrido en Parque de las Siete Hermanas (Seven Sisters) situado en Brighton, Reino Unido. Los imprudentes se han conocido gracias a Instagram, donde los turistas han subido orgullosos sus fotos con el hashtag #sevensisters. En ellas se puede observar a una mujer con un abrigo negro y pantalones de chandal que deja colgar sus piernas al borde del acantilado. En otra foto se ve a otra joven vestida de rosa que se pone de pie sobre una pierna a escasos metros del borde.
Ante este temeroso comportamiento, los guardacostas del lugar han advertido que no vale la pena arriesgar la vida por ninguna autofotografía. "No hay nada que podamos hacer para deternerlos, nosotros solo podemos asesorar y pedir a la población que lo haga", defiende un portavoz, ya que el borde del acantilado no se encuentra vallado, según señala Telegraph.
"Hemos visto una serie de desprendimientos de los acantilados en los últimos meses, está claro que son muy inestables en algunos puntos. No hay que correr el riesgo para tener una imagen. No vale la pena arriesgar tu vida por un selfi".