Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abren diligencias contra el conductor de un autobús escolar que usaba el móvil al volante

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia ha abierto diligencias contra el conductor que aparece en un video grabado por alumnos de un centro escolar utilizando su teléfono móvil mientras trasladaba a los estudiantes el pasado 16 de septiembre desde Llaurí hasta Albalat de la Ribera.

Según ha informado este cuerpo de seguridad en un comunicado, se le imputará un posible delito contra la seguridad vial, por conducción temeraria, al poner en peligro a los menores a los que transportaba "mientras conducía absorto con su teléfono móvil, tecleando y manejando el mismo, para lo cual se levantaba las gafas que se supone son para tener una mejor visión en la conducción".
Además, "llevaba colocados unos auriculares conectados al teléfono, que aun sin sonido merman la capacidad auditiva, lo que aumenta aún más el peligro al que expuso a los pasajeros".
En el vídeo, continúa la Guardia Civil, "se ve además cómo realiza una incorporación a una vía mientras maniobra con una mano, ya que en la otra sostenía el teléfono, llegando a quitar ambas manos en determinados momentos".
La Guardia Civil ha actuado de oficio al conocer los hechos por los medios de comunicación, cuatro meses después de producirse dicho comportamiento, ya que nadie lo había puesto en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
El conductor se expone a una posible pena de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.
Paralelamente, la Guardia Civil tramitará una denuncia a la Jefatura Provincial de Tráfico de Valencia, por infracción muy grave del artículo 3.1 del Reglamento General de Circulación, por conducir de forma manifiestamente temeraria, que conlleva una sanción de 500 euros y la retirada de 6 puntos de su permiso de conducir.
Esta denuncia iniciaría el expediente administrativo por infracción muy grave y quedaría en suspenso a la espera de la decisión del Juzgado de Instrucción, de modo que este mal comportamiento en la conducción tenga consecuencias por la vía penal o, en su defecto, por la vía administrativa.
INFLUENCIA EN LA SINIESTRALIDAD
La Guardia Civil ha explicado que este tipo de infracciones influye notablemente en el riesgo de sufrir accidentes, tal y como lo corroboran los datos de accidentalidad y distintos estudios. De hecho, recuerdan que en 2013 la distracción fue un factor concurrente en un 44% de los accidentes en vías interurbanas y la Guardia Civil formuló 126.345 denuncias por hacer uso del teléfono móvil durante la conducción.
"El riesgo de sufrir un accidente aumenta entre 2 y 5 veces si el conductor utiliza un dispositivo electrónico, sobre todo si está escribiendo, pues implica vista, mente y manos, además de la pérdida de atención de lo que ocurre en el entorno que le rodea", han indicado las mismas fuentes.
Por ello, la Guardia Civil y la Dirección General de Tráfico hacen un llamamiento para que por parte de todos los conductores se extreme al máximo la atención en la conducción, no utilizando dispositivos que les distraigan, "puesto que la llamada que se atiende o el mensaje que se está enviando puede ser el último", al tiempo que instan a los pasajeros que tengan conocimiento de infracciones de este tipo a que las pongan en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para poder actuar lo antes posible.