Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid no se creyó algunas denuncias de abusos del Valdeluz

Una de las presuntas víctimas del profesor del colegio Valdeluz Andrés D.D. ha asegurado este lunes en su declaración judicial que los abogados del Centro de Intervención en Abuso Sexual Infantil (CIASI), de la Comunidad de Madrid, le recomendaron en 2007 que no denunciara los presuntos abusos que aseguraba estar padeciendo al no dar credibilidad a su relato.

Así lo han confirmado al concluir su comparecencia ante el juez Hermenegildo Barreda el abogado de Andrés D.D., así como los abogados que representan a varias de las víctimas y al exdirector y al jefe de estudios. "Me dijeron que no denunciara", ha dicho la joven.
La presunta víctima ha comparecido ante el juez y las partes sin asistencia jurídica, dado que no ha presentado denuncia formal. En la comparecencia ha ratificado el testimonió que ofreció hace unas semanas en sede policial acerca de los tocamientos que sufrió desde los 13 años en las clases de piano.
La joven recibió durante un año tratamiento en este centro, que depende del Instituto del Menor y de la Familia. La chica contó lo que le sucedía con su profesor de Música, pero el tratamiento que recibió durante un año se produjo por causas ajenas a los supuestos abusos.
La Comunidad de Madrid siempre ha defendido que este centro no puede denunciar un caso de abuso sexual si no lo hace la víctima o sus propios padres. Además, las víctimas llegan al CIASI derivadas de otro organismo.
"Esta chica no denunció y lo sorprendente es que ni la dirección del centro, ni los padres ni el CIASI formularon denuncias" ha señalado el abogado Ramón Muñoz, que representa al profesor imputado. Así, el letrado ha señalado que se le recomendó desde el CIASI no denunciar los hechos.
"Es una cuestión inexplicable salvo que el CIASI entendiera que no era creíble", ha agregado el letrado, quien ha adelantado que se valorará solicitar que alguien de este centro regional acuda a aclarar lo sucedido con esta chica. "La propia asesoría jurídica le recomendó no denunciar", ha añadido Jesús Mandri, el abogado del exdirector y el jefe de estudios.
Asimismo, la joven ha explicado ante el juez que en su día mantuvo una conversación con el jefe de estudios para pedirle que le cambiara de profesor, dado que no mantenía una buena relación con él, sin mencionar que su queja tuviera connotaciones sexuales. Finalmente, el centro no hizo nada dado que las material que eligió excluían a Andrés.
No tenían conocimiento
Por otro lado, el exdirector Eustaquio I. y el anterior jefe de estudios del centro Juan José C. han negado ante el magistrado que tuvieran conocimiento de los supuestos abusos sufridos por la chica que ha comparecido esta mañana.
En el caso de haberlo sabido, no tendría relevancia penal, dado que el delito en ambos casos estaría prescrito al haber transcurrido siete años desde los hechos imputados.
Ambos fueron detenidos el pasado febrero por no informar sobre los abusos que cometía presuntamente Andrés D.D. Al exdirector y al jefe de estudios se les acusa de un delito de omisión del deber de perseguir delito, recogido por el artículo 450 del Código Penal.
Su abogado ha anunciado que pedirá que se archive la causa respecto a sus clientes y que se anulen sus declaraciones policiales al estimar que la Policía incurrió en irregularidades.
En esta línea, ha explicado que la detención de sus patrocinados fue irregular ya que en un primer momento fueron citados en la Policía como testigos cuando tenían indicios de un delito de omisión del deber de perseguir delitos. Por ello, ha estimado que se incurrió en un defecto de forma, un extremo que a su juicio implica la nulidad de estas manifestaciones.