Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Usar dispositivos tecnológicos en 3D o realidad virtual pueden ayudar a detectar enfermedades oculares en niños

La utilización de dispositivos tecnológicos en tres dimensiones o en realidad virtual "permiten detectar la falta de percepción de la sensación de profundidad, lo que pone de manifiesto un problema visual o una alteración en la capacidad visual de alguno de los dos ojos o bien en la motilidad ocular que hasta la fecha se ha mantenido latente", ha afirmado el director de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo de Clínica Baviera en la Comunidad Valenciana y Murcia, el doctor Carlos Laria.
Los padres pueden descubrir así que sus hijos no son capaces de ver la profundidad de un dispositivo 3D, una carencia que puede deberse a que los niños padecen pequeños estrabismos latentes que permanecen compensados en la mayor parte del tiempo. También se pueden detectar los microestrabismos que son desviaciones tan pequeñas que no son visibles estéticamente de forma significativa pero que podría provocar problemas como el cálculo de las distancias.
Al contrario de lo que muchas veces se piensa, "no se deberían considerar los dispositivos en 3D como causantes de problemas visuales sino como una forma de poner en alerta patologías en relación a la visión o en la coordinación de los movimientos oculares que hasta el momento habían pasado desapercibidos", ha apuntado Laria.
DETECCIÓN PRECOZ
La detención precoz de este tipo de problemas oculares hace que debamos acudir al oftalmólogo para que realice un examen completo de la capacidad de visión del pequeño y se diagnostique correctamente la causa del problema con el fin de que se pueda indicar el tratamiento preciso.
No se pueda afirmar de forma concluyente que el empleo de dispositivos electrónicos pueda provocar problemas visuales como aumento de la miopía pero desde el Servicio de Oftalmología Pediátrica de Clínica Baviera se quiere poner de relieve el uso responsable de los mismos para evitar ciertas dolencias en los ojos.
El doctor ha afirmado que los dispositivos de realidad virtual, películas en 3D, videojuegos y tablets son parte de un futuro y de un presente que no podemos dejar de lado, pero se debe hacer un uso adecuado de ellos y no someter a los ojos y, en especial a los ojos de los niños, a esfuerzos innecesarios.
CONSEJOS
Para evitar problemas derivados de un sus inadecuado de estos dispositivos, el doctor Laria aconseja evitar la exposición prolongada a estos dispositivos que puede producir enrojecimiento, lagrimeo o fatiga ocular. También recomienda intercalar periodos de descanso con el fin de que se pueda cambiar el enfoque de la visión a otros puntos y no estar continuamente enfocando de cerca.
El especialista afirma que es necesario parpadear con frecuencia para mantener el ojo hidratado correctamente, ya que debido a la concentración se parpadea menos de lo normal, así como no usar estos dispositivos en lugares con excesiva luz y evitar los reflejos en las pantallas.
Laria destaca que es importante tener el dispositivo a una distancia correcta, ni muy cerca ni muy lejos e intentar no utilizar este tipo de aparatos cuando se esté muy cansado. Es conveniente mantener el dispositivo por debajo de la línea visual, con el cuello ligeramente inclinado sin que el ángulo supere los 35 grados y realizar revisiones oftalmológicas de forma periódica.