Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ucrania y Rusia fracasan intentando resolver la guerra del gas

Putin y MedvedevReuters

El lunes vence el ultimátum de Moscú para cortar el suministro y hasta entonces seguirán negociando. El problema para UE es el transito de gas que viene desde Rusia y que pasa por Ucrania. Rusia ha presentado una nueva oferta pero el ministro ucraniano la ha rechazado por que cree que el precio es demasiado alto.

Los ministros de Energía de Rusia, Aleksandr Novak, y de Ucrania, Yuri Prodan, han fracasado hoy en un nuevo intento de resolver la guerra del gas al rechazar Kiev la última oferta de precios presentada por Moscú, según ha informado el comisario europeo de Energía, Günter Oettinger, que actúa de mediador en las negociaciones.
Las dos partes seguirán en contacto telefónico durante las próximas 48 horas para tratar de lograr un compromiso antes del lunes, fecha en la vence el nuevo ultimátum de Rusia para cortar el suministro si Kiev no paga los atrasos que debe y cada mes por adelantado. Cualquier corte afectaría también a la UE porque Ucrania es la principal ruta de tránsito del gas ruso que consumen los Estados miembros.
Rusia ha presentado este miércoles a Ucrania, según ha relatado Oettinger, una nueva oferta sobre el precio futuro del gas. Pide a Kiev 385 dólares por cada mil metros cúbicos, incluyendo un descuento de 100 dólares, en lugar de los 286 dólares que pagaba hasta ahora.
El ministro ucraniano ha rechazado la oferta por considerar que el precio es todavía "muy alto" y que el descuento es una decisión discrecional del Gobierno ruso que "podría retirarse en cualquier momento".
Pese a la falta de acuerdo, la Comisión ha elaborado un "resumen del estado de las negociaciones" para poder seguir avanzando en las próximas horas. Oettinger considera que el precio de 385 dólares por cada mil metros cúbicos es "aceptable" y considera que ahora es necesario fijar un plazo de tiempo obligatorio durante el que esta tarifa estaría en vigor, que a su juicio debe ser de al menos un año, y un volumen mínimo de gas que Ucrania se comprometería a comprar.
"Creo que tenemos bastante margen de maniobra para cerrar un paquete en los cuatro días que quedan para evitar un aumento de la tensión", ha sostenido Oettinger, que ha reconocido que se trata de "negociaciones duras" porque están en juego "miles de millones" de dólares.
Al ser preguntado por las probabilidades de que Moscú acabe cortando el suministro a Kiev, el comisario de Energía ha dicho que "no tenemos motivos para especular qué pasará a partir del lunes, pero estamos preparados para cualquier posibilidad".