Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UEM incorpora la evaluación clínica objetiva estructurada para estudiantes de 4º curso de Enfermería

La Universidad Europea de Madrid ha comenzado a utilizar la evaluación clínica objetiva estructurada (ECOE) con los estudiantes de 4º curso del Grado en Enfermería, como requisito imprescindible para la obtención del título.
A través de esta evaluación, se pretende verificar que los estudiantes alcanzan los resultados de aprendizaje esperados y que adquieren las competencias inherentes a su titulación antes de su incorporación al mundo laboral.
En esta primera edición, la ECOE de Enfermería ha contado con doce evaluaciones teórico-prácticas en las que se han simulado situaciones reales a las que los estudiantes tendrán que enfrentarse durante su futura vida laboral. En cada una, se estableció un tiempo limitado de 10 minutos en los que los estudiantes valoraron, planificaron y ejecutaron acciones.
EVALUACIÓN DEL ESTUDIANTE
El estudiante ha sido evaluado de forma individual por un profesor del departamento de enfermería mediante una 'checklist' confeccionada por un panel de expertos, para evitar la subjetividad a la hora de realizar cada valoración.
Para la evaluación de competencias relacionadas con el soporte vital básico, los estudiantes se enfrentaron a la resolución de diferentes casos como el atragantamiento de un bebé en la vía pública y una parada cardiorrespiratoria en un polideportivo. Además, fueron evaluados de procedimientos frecuentes en la práctica clínica como la canalización de una vía venosa periférica, un sondaje vesical y la aspiración de secreciones en un paciente intubado.
Cerca de treinta docentes colaboraron en la evaluación individual de cada alumno y se utilizaron actores para que las simulaciones fuesen lo más parecidas a la realidad.
Tras la prueba, los estudiantes realizaron una encuesta de satisfacción voluntaria. Del análisis de las respuestas se desprende que el 90 por ciento de los estudiantes considera que la evaluación fue objetiva y las competencias evaluadas, acordes con contenidos vistos.