Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE rechaza propuesta de Zimbabue y Namibia de autorizar el comercio de marfil y pide normas sobre trofeos de caza

La Unión Europea ha dejado claro este viernes que apoyará "firmemente" que se mantenga la prohibición del comercio internacional de marfil rechazando así de plano la propuesta de países como Zimbabue y Namibia para que se vuelva a autorizar en la decimoséptima Conferencia de las Partes en la Convención sobre comercio internacional de especies amenazadas (CITES) que acogerá Johannesburgo entre el 24 de septiembre y el 5 de octubre.
La Unión, que participa por primera vez como miembro de pleno derecho en CITES desde 2015, ha avanzado que presionará en la cita internacional en Sudáfrica -cuyo objetivo es acordar medidas vinculantes para proteger las especies más vulnerables del planeta-- para lograr normas internacionales "más estrictas" contra el tráfico de especies silvestres y la corrupción que lo acompaña.
El bloque, que estará representado por el comisario de Medio Ambiente, Karmenu Vella, pedirá "medidas enérgicas" para acabar con el tráfico de marfil pero también contra el tráfico de rinocerontes, tigres, los grandes simios, los pangolines y los palisandros y normas internacionales para garantizar que el comercio de trofeos de caza "solo se pueda desarrollarse si es legal y sostenible" y sujeto a permisos de exportación emitidos por el país de donde se salen. La UE, que reforzó en 2015 sus normas comunitarias, sólo autoriza la importación de trofeos de caza cuando se garantiza la sostenibilidad de las especies.
La UE también planteará incluir en la CITES -que recoge una lista de más de 35.000 plantas y animales para garantizar que cuyo comercio es legal y sostenible- especies marinas como los tiburones, maderas como el palisandro y animales de compañía exóticos como ciertos reptiles y mejorar la protección de otros que ya son objeto de comercio ilegal o no sostenible como es el caso de loros y mamíferos.
El tráfico de especies silvestres ha aumentado fuertemente en los últimos años a nivel mundial y genera entre 8.000 y 20.000 millones de euros para los grupos criminales que explotan este comercio, que se ha convertido en el cuarto más importante, por detrás del tráfico de drogas, humano y armas.
El comisario ha defendido que la UE es "líder mundial" en la lucha contra el tráfico de especies silvestres y la cita en Johanesburgo debe servir para "intensificar aún más la lucha contra este tráfico y contra la corrupción que lo alimenta", al tiempo que ha asegurado que la UE trabajará con sus socios para aplicar "plenamente" el nuevo plan de acción de la UE aprobado a principios de año contra el tráfico de especies silvestres.
"Estamos construyendo una alianza mundial entre los países para proteger las especies silvestres allí donde viven, bloquear los puntos de tránsito y erradicar la demanda ilícita", ha explicado.
La UE, que ha destinado 24 millones para apoyar la conservación de 71 zonas protegidas en África y Asia, seguirá ayudando de manera "sustancial" a los países terceros con financiación para proteger especies emblemáticas, especialmente en el continente africano.