Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Unión Europea desbordada por la llegada de inmigrantes

Aun tenemos en la retina las imágenes de lo ocurrido en Lampedusa, Italia,  donde un naufragio ocurrido en abril tuvo un saldo de 800 vidas y continúan, los saltos a la valla de Melilla, las pateras, los inmigrantes escondidos en camiones.
La ruta del Mediterráneo la más peligrosa del mundo. Desde principios de año 153.000 inmigrantes se han detectado en las fronteras exteriores de Europa, lo que supone un aumento del 149 % en comparación con el mismo periodo de 2014. Unos 63.000 llegaron a las cotas de Grecia y 62.000 a las de Italia. Las fronteras de Hungría y Serbia han registrado 10.000.
La UE en una cumbre de urgencia convocada en abril se comprometió a reforzar las patrullas marítimas, vigilar el tráfico de inmigrantes para atajar el problema desde su lugar de origen. Pero poco se ha avanzado y ahora la inmigración vuelve al primer plano por los problemas que afrontan Francia y Gran Bretaña. Aunque sus cifras son de las menores, ambos gobiernos se han volcado,  ahora sí, en iniciativas  ya que el problema persiste y se agrava.

Pese a que la UE toma medidas nunca son suficientes y los países que más sufren la inmigración se han sentido solos en muchas ocasiones, ahora el problema también se extiende.