Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE pacta nuevas normas para adaptar más libros a formatos accesibles a personas con discapacidad visual

Los Veintiocho y el Parlamento Europeo han logrado la pasada madrugada un principio de acuerdo para introducir nuevas normas en materia de accesibilidad y asegurar que en el futuro habrá más libros adaptados a formatos adecuados para las personas invidentes o con dificultades de visión.
Se trata de una serie de cambios necesarios para cumplir con los compromisos internacionales asumidos por la firma del Tratado de Marrakech en 2014, y que necesitarán aún el visto bueno formal del pleno de la Eurocámara y del Consejo para entrar en vigor.
Entre las novedades destaca las exenciones previstas para que ni las personas invidentes ni las organizaciones a las que pertenezcan tengan que pedir permiso al titular de los derechos de autor de una obra para llevar sus publicaciones a formatos accesibles.
También se prevé mejorar la circulación transfronteriza de los libros y otros documentos en formatos especiales tanto dentro de la UE como desde los países terceros que también hayan suscrito el Tratado de Marrakech.
Los Estados miembros, además, podrán introducir "sistemas de compensación limitada" para los editores de los libros que sean adaptados para el público invidente o con dificultades visuales.
Más de 30 millones de personas con discapacidad visual viven en la Unión Europea, según los datos de las instituciones europeas, una cifra que se eleva hasta los 285 millones de en todo el mundo. Sin embargo, solo entre el 7 y el 20% de las obras publicadas en la UE están adaptadas para este público.