Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas cincuenta personas estaban en el Pilar en el momento de la explosión

Explosión en la Basílica del Pilarcuatro.com

Turistas, feligreses y dos monaguillos estaban en el interior de la Basílica del Pilar de Zaragoza en el momento en que un artefacto ha explosionado, a las 13.45 horas de este miércoles, 2 de octubre, en el pasillo central de la nave donde está el altar mayor, conocido como Vía Sacra, provocando pequeños daños materiales.

Una cincuentena de visitantes y turistas se encontraban en el templo. Una de las personas que esperaba a la misa de las 14.00 horas, vecina de la capital aragonesa, ha explicado que había dos excursiones de turistas y varias decenas de feligreses, así como dos monaguillos, infanticos del Pilar.
Se ha producido "una explosión infernal, se ha movido todo, han retumbado los cristales y todo se ha parado", ha comentado esta mujer, quien ha añadido que "han venido enseguida los policías y nos han dicho que 'fuera'".
Ha sido "un susto morrocotudo", ha indicado, y en el momento de la explosión ha pensado "que se caía todo". La Plaza del Pilar sigue acordonada y custodiada por agentes de la Policía Nacional y la Policía Local y los establecimientos comerciales cerrados.
Gente corriendo
Una empleada de una tienda, Andrea Calvo, ha explicadoque "hemos oído un fuerte ruido y olor a humo". Después, han visto gente corriendo "y a los dos minutos ha empezado a venir la Policía, que nos ha hecho cerrar las tiendas".
Una empleada de una gestoría ubicada en la plaza, Maribel Macías, ha indicado que al oír el ruido "pensábamos que era lo típico de los militares, pero era demasiado fuerte". Al ocurrir la explosión, "todo el mundo ha mirado hacia la Basílica", ha agregado.
La Policía ha llegado a la plaza, la ha acordonado y "han traído a los perros" detectores de explosivos. "La gente decía 'una bomba, una bomba'", ha apuntado Macías. Las Fuerzas de Seguridad han desalojado a los inquilinos de los pisos de la plaza.