Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lágrimas de un pequeño futbolista que no quiere ser portero

"Es lo más aburrido que hay del mundo, tienes que esperar hasta que la pelota venga", estas son las palabras de un pequeño futbolista argentino que definitivamente no quiere ser portero. Su tristeza por la decisión de su equipo de ponerle al mando de la portería, se unen a la pena que le ha provocado que le hayan metido un gol de caño. Y es que todos saben que la de portero es una de las posiciones más duras, que se puede pasar de héroe a villano en tan sólo segundos... Y Tobías Mendoza, este niño de 4 años, tiene claro que no es lo suyo.