Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autopsia revela que los tres asesinados en Barcelona murieron por golpes en la cabeza

Las heridas examinadas revelan que los golpes se propinaron con mucha fuerza

La menor de 16 años y sus abuelos octogenarios asesinados en un piso de la calle Sardenya de Barcelona este pasado viernes murieron por recibir numerosos golpes en la cabeza realizados con un objeto contundente, según confirma la autopsia realizada a los tres cadáveres.
Según han informado varias fuentes conocedoras de la investigación, las heridas examinadas revelan que los golpes se propinaron con mucha fuerza, aunque las citadas fuentes descartan que se esté buscando a nadie como sospechoso del crimen.
El arma homicida todavía no ha sido recuperada por los Mossos d'Esquadra, que han estado recabando pruebas todo el fin de semana en el domicilio donde ocurrió el suceso.
De hecho, pese a que la hipótesis que cobra más fuerza es el crimen pasional o de alguien que conocía a sus víctimas, los investigadores, que guardan con total celo el transcurso de sus pesquisas no descartan ninguna línea de trabajo.
Varias son las hipótesis que se barajan; las principales, relacionadas con el entorno de la chica o el círculo familiar, aunque ninguna de las fuentes consultadas se ha decantado por una con certeza.
Lo que sí se ha confirmado es que la joven apareció desnuda en el piso familiar del número 287 del segundo piso de la calle Sardenya, si bien las fuentes consultadas advierten que eso no quiere decir que sufriera algún tipo de abuso sexual.
Por el momento, la policía ha interrogado a muchas personas sobre el caso y está comprobando sus coartadas y sus versiones de los hechos, además de que quedan algunos interrogatorios pendientes.
Fotos y mensajes en el edificio
El caso está bajo secreto de sumario, decretado por el Juzgado de Instrucción 27 de Barcelona en funciones de guardia, y por el momento las fuentes oficiales descartan dar cualquier información sobre el caso.
En el edificio de la calle Sardenya se han ido colgando fotos y mensajes de luto por la muerte de la joven, que según algunos vecinos había tenido algunas peleas con sus abuelos, con quienes se había criado después de la separación de sus padres.
Entre las personas que acudieron al lugar el viernes, una compañera de clase de la joven explicó que la chica no solía ir a clase.