Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Togo, primer país de África en lograr la eliminación de la filariasis linfática como problema de Salud Pública

Togo se ha convertido en el primer país de África en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha verificado la eliminación de la filariasis linfática como problema de salud pública.
La filariasis linfática, conocida comúnmente como elefantiasis, es una enfermedad debilitante causada por un parásito que se transmite a los seres humanos a través de la picadura de los mosquitos.
Según la OMS, la filariasis linfática está presente en 73 países y se estima que el número de personas infectadas es de 120 millones. La infección crónica a largo plazo puede causar daños al sistema linfático de las personas afectadas y esto puede causar hinchazón grave e irreversible de los miembros, las mamas y los genitales, causando importante malestar y estigmatización social.
En países africanos en los que la filariasis linfática y la oncocercosis o ceguera de los ríos son co-endémicas, la OMS recomienda administrar dos medicamentos a la vez, albendazol e ivermectina, de forma anual, durante al menos seis años para reducir el nivel de parásitos en personas infectadas y ayudar a romper el ciclo de transmisión hasta que la enfermedad ya no sea un problema de Salud Pública.
La eliminación de la filariasis linfática en Togo se produce después de un progreso similar en siete países, Camboya, Islas Cook, Maldivas, Islas Marshall, Niue, Sri Lanka y Vanuatu, en los que la OMS ha verificado la eliminación de la filariasis linfática como problema de Salud Pública. Otros trece países han llevado a cabo con éxito programas de tratamiento a gran escala y está en marcha la comprobación de si se ha conseguido la eliminación.
Este notable progreso ha tenido el apoyo de una colaboración público-privada, la Alianza Global para la Eliminación de la Filariasis Linfática que reúne los esfuerzos de instituciones académicas y de investigación, países endémicos, organizaciones de desarrollo no gubernamentales, donantes económicos y el sector privado en la lucha contra la filariasis linfática.
"Celebramos este importante logro con la población de Togo. La filariasis linfática es una enfermedad debilitante, pero evitable, que no sólo afecta a los pacientes y a sus familias, sino también a sus comunidades y a los sistemas sanitarios," ha afirmado la principal responsable de patentes de MSD, la doctora Julie L. Gerberding. Desde 1999, GSK ha donado más de 7.000 millones de dosis de albendazol en todo el mundo para combatir la filariasis linfática y desde 1987, MSD ha donado más de 2.500 millones de dosis de MECTIZAN para controlar y eliminar la oncocercosis y la filariasis linfática.
"Llevamos trabajando con nuestros socios durante casi dos décadas, luchando por eliminar la filariasis linfática en África y Yemen, para ayudar a mejorar las vidas de decenas de millones de personas", ha continuado Gerberding.
Para el presidente de Global Affairs de GSK, Phil Thomson, conseguir la eliminación de la filariasis linfática es un fantástico logro para Togo y es un testimonio del compromiso de su Gobierno y de la dedicación de los profesionales sanitarios que trabajan en primera línea.
"Estamos comprometidos en colaborar mediante la donación de albendazol siempre que sea necesario, para replicar este éxito en todos los países endémicos, y liberar a las comunidades de la carga de la filariasis linfática", ha subrayado.
Por su parte, el director del Programa de Donación de MECTIZAN, el doctor Yao Sodahlon, ciudadano de Togo y experto en enfermedades tropicales, ha expresado que "estoy muy orgulloso de que mi país haya conseguido la eliminación de la filariasis linfática. Hay que felicitar a mis colegas del Ministerio de Salud por su dedicación a la hora de asegurar que los medicamentos llegaban de forma constante a los millones de personas en riesgo de infección cada año desde que comenzó el Programa de Eliminación Nacional en 2000. Espero que otros países de África sigan pronto a Togo en la consecución de este objetivo".