Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cambios de tiempo se sienten en la piel

El cielo anuncia que una tormenta se avecina y nuestro organismo lo confirma. Según algunos estudios, el 30 por ciento de la población predice a través de su cuerpo los cambios atmosféricos. Y todo esto ocurre porque cada vez que se altera alguna variable en la atmósfera, el cuerpo intenta compensarla y adaptarse. Cuanto más reciente es la cicatriz en el cuerpo, mayor es la sensibilidad. Y también influye la época del año. Pero por mucho que se empeñe, el tiempo no puede con la juventud, que se lleva por dentro.