Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Romero admite que no informó a la médico de familia de su contacto con el ébola

Teresa Romero, en los juzgadosEFE

La auxiliar de enfermería Teresa Romero ha llegado a un acuerdo con la médico de la familia que la atendió durante el acto de conciliación. Romero, que superó el ébola, ha reconocido que no la informó acerca de que estuvo en contacto con los misioneros fallecidos por el virus.

Teresa Romero ha afirmado una cosa y la otra en diferentes ocasiones, cambiando de versión sobre si informó a su médico de familia o no de sus contactos con enfermos de ébola.
La primera entrevista en Las Mañanas de Cuatro, recién diagnosticada con el virus, aseguraba que no había advertido a su médico de que había cuidado de pacientes con ébola.
Sin embargo, al salir del hospital tras su recuperación, la auxiliar sanitaria cambiaba su versión y decía que su médico de cabecera tenía conocimiento de que ella había estado en contacto con los misiones fallecidos por la enfermedad.
Finalmente, durante el acto e conciliación previo a la interposición de una demanda que pretendía presentar la doctora contra Romero por calumnias e injurias, Romero ha reconocido que mintió sobre si había mantenido contacto con enfermos de ébola. Esto propició el acuerdo entre ambas partes.
Difícil negociación para llegar finalmente a un acuerdo
La abogada Ana Plaza, que defiende a la médico, ha celebrado que "por fin" se haya llegado a un acuerdo, dado que ha sido "complicado" al durar bastante tiempo. Por tanto, ha recalcado que Teresa Romero ha aceptado la versión de su cliente, sosteniendo que no le comunicó que estuvo en contacto con los misioneros.
Por su parte, el letrado de Teresa Romero, José María Garzón, ha afirmado que el objetivo del acuerdo "no es si lo dijo o si lo hizo" después de los "padecimientos" que tiene su cliente y "las lagunas", lo que le lleva a tener que hacer "un esfuerzo recordatorio" de lo sucedido.
"Lo que ha dicho lo ha mantenido públicamente y siempre ha mantenido su versión. Es claro y contundente, no ha discusión", ha aseverado.
Inmediatamente después, la letrada de la doctora le ha interrumpido y ha querido dejar claro que "la doctora no aceptaba que se pusiera en duda si (Teresa Romero) lo dijo o no o si fuera recordado o no". "El hecho de que no se lo comunicó a la doctora era requisito imprescindible para firmar el acuerdo.
Teresa reconoce públicamente que no ha informado a la doctora", ha recalcado, al tiempo de agregar que la negociación no ha sido fácil, ya que no se ponían de acuerdo en la propia redacción de los puntos. "Era innegociable que tenía que hacer público que no comunicó a la doctora que venía de atender a pacientes", ha zanjado.
Cronología de lo ocurrido
Se trata de la doctora de Atención Primaria que atendió a Romero el pasado 2 de octubre en el centro de salud Pedro Laín Entralgo de Alcorcón. La médico niega que Teresa acudiera al centro seis días antes de ser ingresada, ya que lo hizo cuatro días antes de entrar en el Hospital Carlos III.
La doctora también había negado que la paciente le comunicara a su médico de atención primaria haber tenido un pico de fiebre de hasta 38,7ºC, lo que queda reflejado en el historial clínico registrado con esa fecha.
Además, defendió que Teresa Romero no informó a su doctora de que hubiera estado en contacto con personas diagnosticadas de ébola, tal y como ella siempre ha mantenido.
La letrada de la doctora subrayó que debido a la "no revelación del antecedente de exposición al virus del ébola", la doctora realizó una exploración física sin ninguna medida de protección y sin utilizar guantes ni mascarilla.
Por todo ello, la defensa de la médico entiende que estos hechos son constitutivos de un delito de injurias y calumnias con publicidad.