Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva noche de miedo en Tánger

Los inmigrantes que esperan para cruzar a España en la ciudad de Tánger, en Marruecos, han vuelto a vivir una noche de miedo. Grupos de hombres armados les han atacado y han intentado asaltar sus casas. La policía marroquí ha acabado dispersando a los agresores. Las ONGs que están en el terreno temen que estos ataques impulsen a los inmigrantes a intentar cruzar a España de cualquier modo. Las escenas del viernes se repitieron anoche en Tánger. Es una situación muy poco común en la ciudad. Grupos de marroquíes que viven allí persiguen a los inmigrantes que esperan para saltar a España. Con esos inmigrantes estaba anoche la activista española Helena Maleno. Los problemas estallaron el viernes en Boukhalef, el barrio cercano al aeropuerto de Tánger.  Allí empezó a correr el rumor de que se habían fletado unos autobuses que llevaban a España. Una veintena de mujeres se subió en los autobuses. Sin embargo, los vehículos iban realmente al festival Twiza de cultura africana, que se celebra estos días en Tánger. Cuando se dieron cuenta, las mujeres volvieron al barrio decepcionadas. Allí se encontraron un grupo de hombres con machetes y palos que las agredieron. Hubo cinco heridos de arma blanca y tres mujeres que sufrieron abusos. Entre ellas, la activista española. En el barrio de Bouhkalef ya había habido problemas. El año pasado un inmigrante murió al precipitarse al vacío en una redada policial. Lo preocupante es que ahora es la población local la que persigue a los inmigrantes. La activista Helena Maleno sospecha que son grupos organizados. Lo que temen las ONGs es que esa situación impulse a los inmigrantes a intentar cruzar a España de forma desesperada, justo en la semana con la mayor llegada de pateras en los últimos ocho años.