Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJA obliga al Gobierno de Aragón a mantener Religión en 2º de Bachillerato pero no a aumentar las horas en Primaria

El tribunal ha estimado un recurso de las instituciones señaladas contra la Orden de 26 de mayo del Departamento de Educación, Cultura y Deporte por la que se aprueba el currículo de Bachillerato y se autoriza su aplicación en los centros docentes de la Comunidad Autónoma.
La Sección I de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha reconocido en un auto, el derecho del Arzobispado de Zaragoza y los Obispados de Teruel-Albarracín, Huesca, Jaca, Tarazona y Barbastro-Monzón, junto con la Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales (APPRECE), a que el Gobierno de Aragón incorpore al currículo de segundo curso de Bachillerato la materia de Religión como asignatura específica optativa dentro del horario lectivo de 30 horas semanales en condiciones equiparables a las demás fundamentales, pero ha desestimado el recurso contra la orden que reducía el horario en Primaria de 90 a 45 minutos semanales.
Para los recurrentes, el hecho de que la materia de Religión se sitúe --según establecía la Orden-- fuera del horario ordinario de 30 horas semanales, es una medida "disuasoria para los alumnos y para los padres" que trata "de manera diferencial" la enseñanza de la Religión de otras materias curriculares, "cuando ésta es materia específica".
Esta medida "sin duda desincentivará la decisión de matricularse en la misma, con las consecuencias de menor número de matriculados, que pueden derivar incluso en despidos de los profesores", señalan los recurrentes. "El alumno que opte por estudiar esta materia tendrá que recibir una hora más a la semana fuera del horario ordinario, bien de 7.00 a 8.00 o de 14.30 a 15.30 horas con las indeseables consecuencias en orden a perder el transporte e incluso la comida si se hace en el centro. Además aumenta la carga lectiva", añaden.
El TSJA aclara que el Acuerdo con la Santa Sede de 3 de enero de 1979 afecta también a la enseñanza de Religión en Segundo Curso de Bachillerato, añadiendo que la Orden fija un horario que vulnera este Acuerdo pues "no permite que se preste en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales".
RECURSOS DESESTIMADOS
Por otra parte, el TSJA ha desestimado los recursos del arzobispo y los obispos por la asignatura de Religión en Primaria y Secundaria, en el primer caso al reducir el Departamento de Educación el tiempo lectivo de 90 a 45 minutos semanales. El juez señala que la fijación de este horario no vulnera el Acuerdo firmado por el Gobierno de España con la Santa Sede porque "permite que se preste en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales".
En el caso de Secundaria, el tribunal ha estimado que la homogeneidad no depende del número de horas que se imparten frente a los recurrentes, que rechazan que la asignatura de Religión tenga un horario de una hora a la semana y que piden que se asignen cinco --en todo este nivel educativo-- por ser una materia equiparable a las restantes fundamentales.