Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo TAC para extremidades permitirá realizar diagnósticos más realistas de las lesiones de rodilla y tobillo

Un equipo de médicos de la Jacobs School of Medicine and Biomedical Sciences de Buffalo (Estados Unidos) está llevando a cabo un estudio para analizar las ventajas de realizar las pruebas de imagen de determinadas lesiones de las extremidades inferiores con el paciente "en carga", es decir, de pie, en lugar de recostado en la camilla.
Para ello, los especialistas han contado con una nueva tecnología de la compañía Caresteam, denominada Extremity Cone Bean (CBCT) Imaging, diseñada especialmente para realizar diagnósticos más realistas de las lesiones de rodilla y tobillo.
Esta tecnología puede instalarse en la propia consulta o incluso en centros deportivos y permite "adquirir imágenes en carga y en diversas posiciones funcionales, es más barata que un TAC tradicional y funciona con la red eléctrica existente de 220V", ha destacado el director del estudio y ex director médico del equipo de fútbol americano Buffalo Bills, el doctor John Marzo.
El estudio concluye que, en casos como el de inestabilidad de la rótula, es deseable obtener las imágenes mientras el paciente está en carga, con la rodilla flexionada y con su cuádriceps activo, ya que con ello se obtienen datos y medidas más objetivas de la alineación de la rótula. Además, los investigadores consideran que es preferible la prueba en carga en casos como las fracturas de tobillo por supinación y rotación externa, el tipo más común de fractura del tobillo.
Según el estudio, "en el área de ortopedía clínica, las técnicas de diagnóstico por imagen como el TAC se han convertido en una herramienta insustituible para la evaluación y tratamiento de los pacientes con problemas musculoesqueléticos".
Sin embargo, como ha destacado Marzo, "una importante limitación de los sistemas actuales de TAC es que obliga a obtener la imagen médica del paciente recostado y en posición relajada". Aunque se utilizan algunos métodos "para simular que el paciente está en carga, son métodos engorrosos y que aportan, en el mejor de los casos, una pobre representación de la anatomía funcional".