Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendido el juicio por obligar a una joven a prostituirse por la incomparecencia de los acusados

El juicio en el que tres personas se enfretaban a diez años de prisión cada uno por obligar a una joven de Ourense a ejercer la prostitución ha quedado suspendido por la incomparecencia de dos de los acusados. El tercero permanece en paradero desconocido desde hace un tiempo.
El proceso estaba previsto que arrancase este miércoles y que continuase el jueves, aunque ha tenido que ser suspendido hasta nuevo aviso al no comparecer los acusados en la sección sexta de los Juzgados de Santiago.
La Fiscalía pide diez años de prisión para cada una de estas personas por obligar a una joven de Ourense a ejercer la prostitución y a entregarles todos los beneficios.
En concreto, los acusados se enfrentan a cuatro años de prisión por un delito de prostitución y a otros seis años de prisión por un delito de detención ilegal.
HECHOS
Los hechos se remontan al año 2012, cuando la joven, mayor de edad por aquel entonces, abandona su domicilio familiar en Ourense y se traslada a Santiago, donde entra en contacto con los tres acusados -- S.G.Z., MF.P.C. y R.M.P.--.
Según el Ministerio fiscal, estos, conocedores de la situación por la que atravesaba la víctima, le proponen que se quede a vivir en su piso de la capital gallega para ejercer la prostitución, prometiendo que repartirían a la mitad los ingresos generados por su actividad.
No obstante, los acusados obligan a la mujer a entregarles todo el dinero y, además, cortan todo tipo de contacto de la joven con el exterior e, incluso, no le permiten salir de la vivienda si no es acompañada por uno de ellos.
Los tres individuos llegaron incluso a desplazarse a la ciudad de Ourense para agredir e intimidar a la expareja de la demandante por mantener contacto con ella, aunque este varón no llegó a presentar denuncia.
Esta situación se mantuvo hasta el 13 de febrero de 2013, cuando la joven acudió a Ourense para asistir al funeral de su padre y aprovechó para quedarse en su hogar.
Además de 10 años de prisión, la Fiscalía pide para los acusados una indemnización de 12.000 euros por los daños y perjuicios sufridos por la víctima.