Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Suárez Illana, marcados por el cáncer y el alzheimer

Adolfo Suárez, el primer presidente de la democracia (23 de marzo)telecinco.es

Adolfo Suárez, fallecía a los 81 años de edad, víctima de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, este 23 de marzo de 2014. Sumido entre la realidad y el delirio debido a un alzheimer desde que comenzará hace once años, ha tenido que vivir un drama familiar todavía mayor debido al cáncer.

Padre de cinco hijos Adolfo, Javier, Mariam, Sonsoles y Laura, ha tenido que convivir con el cáncer en casa. Su mujer y sus tres hijas, eran víctimas de esta enfermedad que a tantas casa llega.
La primera en fallecer fue su mujer Amparo de la que no se separó durante toda su enfermedad, y tal y como relataba el exministro socialista Alfonso Guerra en el programa de Maria Teresa Campos Qué tiempo tan feliz, por más que intentaban sacarle un poco de casa durante ese tiempo aunque fuera a comer él siempre desechaba la oferta. Fueron años, los que veló día y noche a su mujer al pie de la cama. Tal y como explicaba Guerra, este hecho hizo mella en el que fuera presidente del Gobierno.
Sí duro fue enterrar a su mujer Amparo, más duro fue tener que enterrar a su hija Mariam aunque en ese momento ya no era consciente. De hecho, al contarle la noticia preguntó que: ¿Quién era Mariam?
Mariam se enfrentó en más de una ocasión al cáncer y su libro "Diagnóstico: cáncer, mi lucha por superar la vida" ponía los pelos de punta ante la entereza con la que lo afrontaba. En 1993, estando embarazada de su segundo hijo, le diagnosticaron un cáncer de mama con metástasis en el hígado, pulmón y cerebro. En su estado decidió anular la quimio y traer a su hijo Fernando al mundo, y vaya si lo logró. A pesar de que le daban solo tres meses de vida pudo disfrutar de sus hijos a base de diversas operaciones y autotrasplantes y su libro ayudo a muchas personas a enfrentarse a algo tan duro.
Era digno de admirar como estaba horas en la Feria del libro, firmando ejemplar tras ejemplar. Hasta que al final en 2004 un cáncer de meninge le ganaba la batalla. Esas fueron las últimas imágenes de un Adolfo Suárez -de frente en su casa- ya "perdido" entre la realidad y el delirio. Aún así, él estuvo al lado de su hija, tanto en el hospital cuando se debatía entre la vida y la muerte, como dándole su último adiós en Ávila donde también descansaba Amparo.
Tanto Sonsoles -la otra hija más conocida del expresidente del Gobierno, además de por ser periodista, por su boda con Pocholo Martínez-Bordiú- como también han vivido en sus carnes un cáncer. La última en ser operada fue Laura, hace dos años, en una conocida clínica madrileña.
Unos duros revés, que la familia ha sabido llevar de la mejor manera posible y que hoy da su adiós al patriarca.