Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El obispo de Solsona pide perdón a los padres de homosexuales "que se hayan sentido dolidos" por su escrito dominical

El obispo de Solsona, Xavier Novell, ha difundido en la página web del Obispado un comunicado en la que pide disculpas a los padres y madres que se hayan sentido dolidos por su glosa dominical del 21 de mayo, en la que vinculaba la homosexualidad y la falta de una figura paterna.
En concreto, Novell citaba un texto del papa Francisco sobre la familia y se preguntaba "si el fenómeno creciente de la confusión en la orientación sexual de muchos chicos adolescentes no será debida a que en la cultura occidental la figura del padre estaría simbólicamente ausente, desviada".
"No he buscado ofender a nadie, pero pido disculpas a los padres y madres que se hayan sentido dolidos. He recibido llamadas y cartas de algunos de ellos y lamento que se hayan sentido juzgados por mi pregunta", asegura en la glosa dominical del día 11, que ha hecho pública este jueves.
Novell asegura que está agradecido a aquellos que han entendido de forma correcta que él "no vinculaba ni exclusiva ni directamente la homosexualidad y la ausencia de la figura paterna".
Además, asegura que no le cuesta reconocer que hubiera sido un acierto añadir lo que el Santo Padre dice en Amoris Laetitia: "Con los Padres Sinodales, he tomado en consideración la situación de las familias que viven la experiencia de tener en su seno personas con tendencias homosexuales, una experiencia nada fácil ni para los padres ni para sus hijos".
El prelado relata que su glosa del 21 de mayo ha suscitado comunicados, reprobaciones y manifestaciones contrarias a su palabras y reconoce que muchos fieles le han animado a mantenerse "firme contra esta persecución".
"No he hablado hasta ahora porque no veo nada que rectificar ni me han atemorizado las amenazas políticas. Motiva esta nota la inquietud de conciencia por si alguien se ha sentido herido o culpabilizado por mis palabras y la insistencia de algunos al considerar mi silencio perjudicial para la convivencia social y para la Iglesia", sostiene.
Novell recalca que él no ha discriminado a nadie ni ha lesionado ningún derecho personal y que "son falsas las acusaciones de homofobia" que le han dirigido.
También señala que no es su intención mantener un conflicto abierto con los partidarios de la ideología de género, y advierte que no dejará de defender "el derecho de los pastores de la Iglesia a enseñar la doctrina católica, amparados en la libertad de expresión y la libertad religiosa".
"Por eso, que nadie dude que continuaré presentando sin miedo la visión cristiana sobre la persona y las consecuencias morales que se derivan", concluye en la nota.
Su glosa había provocado protestas de colectivos de homosexuales y de algunos políticos, entre ellos la mayoría de los que forman la corporación de Cervera. El pleno declaró el martes a Novell 'persona non grata'.