Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo 22 de los 194 países han ratificado el convenio que protege los territorios indígenas, según ONG

España sí ha ratificado el acuerdo, pero "no obliga" a las empresas a cumplirlo por lo que la ONG exige al Gobierno un "compromiso"
Un total de 22 países, de los 194 del mundo, han ratificado el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales a lo largo de los 30 años de vida del instrumento, por el que se "garantizan los derechos de las poblaciones originaras", según ha informado la ONG Alianza por la Solidaridad.
Con motivo del Día Mundial de los Pueblos Indígenas, que se celebra este 9 de agosto, la ONG ha señalado que entre "los pocos países" que sí lo han hecho, se encuentra España, que lo puso en vigor en el año 2009. No obstante, la organización ha asegurado que "las autoridades españolas no exigen a las empresas del país que cumplan con los requisitos del convenio para iniciar sus negocios e inversiones, pese a que su presencia puede generar graves conflictos sociales".
En este sentido, Alianza por la Solidaridad ha exigido al Gobierno "un compromiso firme" con los derechos de los pueblos indígenas para que "ejerzan su derecho a decidir sobre su territorio y sus recursos naturales".
Según ha informado la ONG, entre los países que aún no han ratificado el acuerdo internacional están Estados Unidos, Rusia, Alemania, Gran Bretaña o Francia, "todos con importantes intereses inversionistas en el resto del mundo", han destacado.
Además, como ha subrayado la organización, "tampoco las autoridades de otros países receptores", como Guatemala, Colombia o Brasil cumplen con los requisitos del convenio, "pese a que lo han ratificado, y pese a que la presión sobre los recursos naturales y violencia contra los líderes que se oponen a proyectos en sus territorios no deja de aumentar en los últimos años".
EL CASO DEL RÍO CAHABÓN EN GUATEMALA
La ONG tiene en marcha la campaña 'TieRRRa' por las inversiones responsables, en la que se enmarca el caso de la hidroeléctrica Renace: cinco fases que se construyen sobre el río maya guatemalteco Cahabón y que "deja prácticamente seco el cauce, a cuyas orillas viven 29.000 quetchí", según han asegurado.
"En este caso, no hubo consulta previa a los afectados", ha señalado la organización, al tiempo que ha afirmado que el proyecto hidráulico, propiedad de la empresa CMI de Guatemala, lo está ejecutando la constructora COBRA (ACS), presidida por el español Florentino Pérez. La organización ha recogido ya más de 23.000 firmas de apoyo a los quetchí.
Con todo, Alianza por la Solidaridad ha recordado que este convenio es el instrumento internacional "más importante" para garantizar los derechos indígenas, ya que "obliga a consultar con los pueblos las medidas legislativas y administrativas susceptibles de afectar directamente" a las poblaciones originarias al establecer "procedimientos apropiados de buena fe y con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas".
Asimismo, han señalado que el convenio de la OIT se creó hace casi 30 años y que desde entonces "la conflictividad entre los pueblos indígenas y las empresas no deja de aumentar".
EL "PEOR AÑO DE LA HISTORIA" EN ASESINATOS
La organización internacional Global Witness ha documentado hasta 200 asesinatos de "personas defensoras de la tierra y el medio ambiente" en todo el mundo durante el año 2016, lo que supone un 10 por ciento más que en 2015, por lo que se convierte en "el peor año de la historia", como se desprende del informe 'Defensores de la Tierra' que la entidad presentó el pasado mes de julio.
Según el estudio, América Latina representó más del 60 por ciento de los homicidios y fue Brasil el "peor país en números absolutos", con 49 asesinatos, seguido de Colombia, con 37. El informe también indica que la base de la "mayoría de los asesinatos documentados" es el "uso de la tierra y sus recursos naturales", e identifica los sectores donde ocurrieron las muertes: minería y petróleo (33); explotación forestal (23); agroindustria (23); caza ilegal (18); y agua y presas (7).