Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo el 60% de los afectados por fibrosis pulmonar idiopática recibe suficiente información cuando son diagnosticados

Sólo el 60 por ciento de los afectados por fibrosis pulmonar idiopática recibe suficiente información cuando son diagnosticados, según los resultados del último estudio realizado por la Sociedad Torácica Americana.
El estudio ha mostrado, en general, una falta de comunicación médico- paciente en relación al progreso de la enfermedad y a las opciones de tratamiento. De hecho el 43 por ciento de los pacientes no fueron informados de que esta enfermedad es progesiva.
Sólo el 43 por ciento de los médicos habló sobre el pronóstico de la enfermedad y a sólo el 43 por ciento se les habló de las opciones terapéuticas.
INFORMACIÓN DEL MÉDICO
El estudio también revela que el 93 por ciento de los pacientes prefiere recibir información sobre su estado de salud por parte de su médico a pesar de que recurren a otras fuentes para buscar información, sobre los tratamientos disponibles y sobre el pronóstico de la enfermedad.
El 87 por ciento de los afectados daba más importancia a la capacidad de los tratamientos anti-fibróticos para frenar la progresión de su enfermedad, que a sus posibles efectos secundarios. El 85 por ciento de los que recibieron este tratamiento aseguraron sentirse tranquilos con el manejo de los efectos adversos.
Sin embargo, un elevado número de profesionales optó por un enfoque de 'esperar y observar', monitorizando a los pacientes durante cuatro meses tras el diagnóstico, en lugar de iniciar el tratamiento con un ati-fibrótico en los primeros cuatro meses tras ser diagnosticado.
La mitad de los médicos que optaron por actuar así evitaron hablar con el paciente sobre el pronóstico y la esperanza de vida de la enfermedad, incluso cuando el propio paciente había solicitado esta información.
"La conversación sobre la gravedad y el potencial progreso de la FPI supone un reto tanto para los médicos como para los pacientes. Por lo que hablar de ello lo antes posible facilita que el paciente tome decisiones sobre el manejo de su enfermedad y tenga más confianza en su médico", ha indicado el autor del estudio, Toby M. Maher.
Este estudio incluyó a pacientes de Europa y Canadá que participaron a través de una encuesta 'on-line'. Las respuestas corresponden a pacientes con FPI y a profesionales que habían tratado, en los últimos tres meses, a más de cinco pacientes y habían sido los responsables de iniciar el tratamiento.