Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solidaria iniciativa de intercambio de abrigos para ayudar a personas sin hogar

Solidaria iniciativa de intercambio de abrigos para ayudar a personas sin hogartelecinco.es

La iniciativa de Fay Sibley ha emocionado a miles de usuarios. La joven quería aportar su granito de arena a los más necesitados y para ello ha creado una campaña solidaria para donar abrigos. Con un simple tendedero, las personas sin hogar pueden ir a coger uno si lo necesitan, y si se quiere ayudar, es tan fácil como dejar uno en el puesto.

La solidaria iniciativa de una mujer británica ha enternecido a miles de internautas. El invierno ha llegado con crudeza a buena parte de Europa, y con él, sus bajas temperaturas. Es por ello que Fay Sibley ha pensado en las personas sin hogar, en las que no tienen un techo en el que resguardarse del frío polar. Y por ello ha decidido poner en marcha un proyecto para ayudar a entrar en calor a los sintechos.
Gracias a su buen corazón y a la ayuda de varios amigos y familiares, consiguió reunir una docena de abrigos que ha puesto a disposición de las personas necesitadas en un práctico puesto  situado junto a la biblioteca de Essex, al norte de Londres.
Las prendas de abrigo se encuentran colgadas en un tendedero en mitad de la calle, junto a dos carteles: "¿Necesitas un abrigo? Coge uno" y "¿Quieres ayudar? Deja uno".
Una fácil iniciativa que se ha ganado el aplauso de todos los transeúntes y que se ha convertido en viral, ya que su historia se ha compartido más de 1.000 veces en Facebook.
"Me tomé una fotografía y pedí a la gente que lo compartieran. Más tarde, había más de 40 abrigos. La noche anterior solo había diez", señaló Fay, según recoge Metro.
"Es una maravilla ver que hay gente amable y que cuidan a otras personas", señaló un pensionista que acudió a por un abrigo. "La señora que instaló esto es un ángel para mí".