Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos de La Restinga reciben con incertidumbre la vuelta a casa

Las autoridades instalan unos aparatos que alertarán de otra situación de peligro

Los vecinos de la Restinga, en la isla de El Hierro han recibido con incertidumbre el anuncio del gobierno canario de que ya pueden volver a sus hogares en las próximas horas. No obstante, todas las miradas siguen puestas en la isla de El Hierro donde se mantiene el nivel rojo de alerta sísmica. Un buque científico estudia la evolución de la actividad volcánica submarina.
Los vecinos de La Restinga, respiran en las últimas horas algo más aliviados. Podrán regresar a sus casas ya que las autoridades han decidido instalar unos aparatos que alertarán si se produce otra situación de peligro.
También está trabajando en el mar un barco que recoge muestras del agua para determinar la temperatura, turbidez y salinidad. El magma ya está solidificado en la superficie. Para los científicos que trabajan en El hierro esta es la primera fase de un proceso que podría terminar en el nacimiento de una nueva isla. De momento es sólo una posibilidad pero algunos ya piensan en el nombre que darían a la nueva formación.
Para que de esta mancha de azufre acabe emergiendo una nueva isla volcánica tendría que completarse un proceso de tres fases. La primera consiste en la aparición a flote de pompas y trozos humeantes de lava.
Si la erupción continúa, el magma depositado en el fondo del mar iría reduciendo su profundidad. Después empezarían a ser visibles una serie de explosiones, hasta que la lava emergiese por encima del nivel del mar.
A partir de ahí estaríamos hablando de una nueva isla.