Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El chocolate amargo, "tan bueno" como el ejercicio físico

El chocolate amargo, "tan bueno" como el ejercicio físicocuatro.com

Un estudio hecho con ratones revela que pequeñas cantidades de chocolate amargo provocan en las células un efecto beneficioso similar al que de produce al hacer ejercicio. La epicatechina, una sustancia antioxidante que se encuentra en grandes cantidades en el cacao, estimula la misma respuesta en las células que el deporte.

Los científicos responsables del estudio de la Universidad de Wayne State, en Detroit, han investigado la mitcondria, motor de las células que genera la energía necesaria para la actividad celular. "Más mitocondrias implica más energía y puede hacerse más actividad" explica el doctor Moh Malek, responsable del estudio. "El ejercicio aeróbico incrementa el número de mitocondrias en las células musculares".
El estudio revela que "la epicatechina produce la misma respuesta, sobre todo en el corazón y los músculos esqueléticos" sostiene el doctor.
Para comprobar si la epicatechina podría tener efectos similares que el ejercicio, los científicos de Detroit tomaron a tres grupos de ratones. Al primero lo alimentaron dos veces al día durante 15 días con epicatechina.
El segundo grupo también recibió la misma dosis de epicatechina y además se le sometió a 30 minutos de actividad física. El tercer grupo no tomó epicatechina aunque sí hizo ejercicio físico.
Los ratones tenían 12 meses de edad, el equivalente en humanos a la mediana edad.
El resultado: los ratones s que sólo recibieron la epicahtechina mostraron los mismos beneficios musculares y celulares que los que habían llevado a cabo la rutina física durante 15 días sin consumir la epicatechina. Además, los animales que tomaron epicatechina e hicieron ejercicio fueron los que más beneficios musculares lograron, lo que a su vez permitió a los ratones ejercitarse durante más tiempo, según explica el doctor Moh Malek, responsable del estudio.
"Un tratamiento de epicatechina acompañado de ejercicio podría ser una herramienta viable para retrasar la aparición del envejecimiento muscular", señala el científico.
No obstante, los científicos apuntan que todavía hay que llevar a cabo muchos más trabajos para ver si estos resultados pueden aplicarse en los seres humanos.