Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un mosso d'Esquadra herido grave tras ser atropellado intencionadamente en un control

Mossos d'esquadraEFE

Un agente de los Mossos d'Esquadra ha sido atropellado de forma intencionada en Rubí (Barcelona). El hombre, que fue trasladado al Hospital Mutua de Terrassa y derivado a otro centro, sigue ingresado en estado grave, según han informado fuentes hospitalarias. El conductor, que fue detenido, ha quedado en libertad con cargos.

El incidente se produjo cuando dos agentes realizaban gestiones policiales sobre las 18 horas en la avenida Olimpíades y el conductor de un vehículo les embistió arrollando a uno de ellos y dándose a la fuga.
El conductor, al verse interpelado por los dos agentes, bajó el seguro del coche y maniobró para salir del aparcamiento, obligando a uno de los mossos a subirse al capó para evitar ser arrollado. El agente fue trasladado al Hospital Mutua de Terrassa con heridas de consideración, aunque ya sido derivado a otro centro hospitalario.
El otro agente, al darle el alto en varias ocasiones sin obtener respuesta, disparó en varias ocasiones a la parte baja del vehículo.
Al recorrer varios metros con el agente en el capó, en el momento de dar un giro en una rotonda, el agente cayó del coche y se golpeó la cabeza.
El coche quedó parado, momento en que varias patrullas de policía movilizadas a raíz del incidente le arrestaron, y tras identificarle se descartó que fuera el sospechoso al que estaban buscando y se constató que no tenía antecedentes.
De las primeras diligencias de investigación y de la declaración del conductor, los Mossos consideran que el hombre pudo asustarse y no dio credibilidad a los agentes y pensó que era un engaño.
El juzgado ha decidido como medidas cautelares prohibirle salir de España, la retirada del pasaporte y la obligación de personarse periódicamente en sede judicial. 
En un comunicado, la Conselleria de Interior ha remarcado que el hombre había quedado en libertad ya en sede policial --antes de comparecer ante el juzgado y tras pedir un Habeas Corpus-- porque se considera que no dio credibilidad al hecho de que quienes le estaban interpelando en el momento de los hechos eran policías, pues iban de paisano.
Insisten en que haber dejado sin efecto la detención del hombre "responde a criterios policiales" basados en la sucesión de sus hechos y a las declaraciones de diversos testimonios, y también ha tenido en cuenta que no tenía antecedentes y tiene domicilio conocido.