Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De víctima de acoso escolar a reina de belleza

De víctima de acoso escolar a reina de la bellezacuatro.com

La infancia de Shelley Marie Sumner no fue nada fácil. Esta británica de 23 años nació con un eccema, una afección cutánea caracterizada por vesículas rojizas y exudativas que dan lugar a costras y escamas. Por ello, en el colegio fue víctima de constantes burlas por parte de sus compañeros. Sin embargo, animada por su novio Dean Williams, decidió dar un paso al frente y se presentó a varios concursos de belleza. Así, fue elegida como Miss Black Country 2014-2015 y pasó a competir en el certamen de Miss Inglaterra.

La afección cutánea que sufrió Shelley desde que nació le complicó y de qué manera la infancia. Shelley fue víctima de constantes burlas por parte de sus compañeros en la escuela por el eccema que padecía.
"Fue muy grave. Mi piel siempre estaba pegajosa y cuando mi cabello comenzó a crecer mucho, tuve que cortarlo bien corto para que no se atascara al eccema en mi cuello. Mi mamá me vendaba las manos por la noche así que no podía rascarme mientras dormía", señaló.
Pese a ello, se armó de valor y, animada por su novio, decidió presentarse a varios concursos de belleza.
Para sorpresa de todos, la joven fue elegida Miss Black Country 2014-2015 y pasó a competir en el certamen de Miss Inglaterra, tal y como publican medios como el británico Mirror.
"Caminar por la pasarela en la final fue realmente aterrador. Sufro de ansiedad por lo que sentí una enorme presión, pero yo sabía lo orgullosa que estaría mi familia por eso”, comenta la joven.
"Nunca soñé que tendría el valor para entrar en un concurso de belleza, y mucho menos ganar, pero al final les demostré a todas las personas que se burlaban de mí que ahora ya no podrán hacerlo más", dijo Shelley emocionada.