Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado pide medidas para que donar un órgano en vida se considere causa de incapacidad laboral

El pleno del Senado ha aprobado una moción impulsada por el Grupo Parlamentario Popular en la que se insta al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para que la donación de un órgano por parte de un donante vivo se siga considerando causa de incapacidad laboral, con los efectos y las prestaciones de la Seguridad Social correspondientes.
En la iniciativa, aprobada tras incorporar una enmienda de ERC y sin ningún voto en contra, se pide que se incluya todo el proceso médico necesario que conlleve el tiempo del propio proceso de donación hasta que se produzca el trasplante.
Durante su intervención, el senador 'popular' Pedro Jareño ha destacado que "el trasplante de órgano de donante vivo ha experimentado un gran aumento y es una práctica médica consolidada que salva numerosas vidas en la actualidad".
Por ello, entiende que se debe ampliar la protección de estas personas que "de forma voluntaria y altruista se someten a una intervención quirúrgica para, en muchos casos, salvar la vida de otra persona y en todos, mejorar su calidad de vida".
La limitación de estos donantes para realizar actividades laborales, con la finalidad de ser perceptor de la prestación económica de incapacidad temporal, viene dada por el reconocimiento médico y emisión del correspondiente parte de baja.
La actual regulación de la incapacidad temporal ya incluye como causa específica de la baja la donación de un órgano y, en opinión de los expertos, hay que procurar una buena preparación médica del donante, gracias a la concreción de las pruebas.
Además, hay que preparar el postoperatorio de manera exhaustiva con el objetivo de aumentar la protección de quienes de manera altruista donan un órgano a otra persona.
Jareño ha asegurado que "nada impide que la situación del donante pueda tener, de acuerdo con la vigente normativa, la consideración de enfermedad común y determinar la situación de incapacidad temporal por dicha contingencia cuando suponga que el trabajador reciba asistencia sanitaria y esté impedido para el trabajo".