Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Semfyc pide a la Comisión Mixta Congreso-Senado medidas para prevenir los problemas derivados del alcohol en jóvenes

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) ha solicitado a la Comisión Mixta Congreso-Senado la aprobación de "medidas efectivas" para prevenir los problemas derivados del alcohol en los jóvenes ante el alarmante "incremento" de consumo entre los menores de 18 años.
Y es que, en los últimos 20 años "se ha duplicado" el porcentaje de jóvenes de entre 14 y 18 años que se emborrachan (en la actualidad el 30 por ciento dice emborracharse una vez al mes y el 15 por ciento todas las semanas) y ha alertado del riesgo que ello supone.
"Los menores al beber con esa edad tienen un 46% de probabilidades de tener problemas relacionados con el alcohol a lo largo de su vida. Por ello, se tienen que aprobar las modificaciones legislativas propuestas por la Comisión Europea, el Plan Nacional de Drogas y por la reunión de ministros de salud europeos celebrada en Estocolmo en 2001", ha recalcado el coordinador del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la salud, Rodrigo Córdoba.
Y es que, tal y como ha asegurado, la probabilidad de tener estos problemas se reduce al 9 por ciento si se empieza a beber a los 21 años. Para lograrlo, ha solicitado aumentar el precio de las bebidas alcohólicas de más de 1.2 grados a través del impuesto especial, reducir la disponibilidad de alcohol en los lugares y horarios de venta y disminuir la tasa de alcoholemia a 0 para la conducción de vehículos. A partir de 15 años se pueden conducir ciclomotores.
ACUERDO SOCIAL PARA RESPETAR LA MAYORÍA DE EDAD
Asimismo, ha abogado por alcanzar un acuerdo social para que se respete la mayoría de edad para el inicio de consumo de bebidas alcohólicas al menos a los 18 años; reducir la publicidad y patrocinio de bebidas alcohólicas; aplicar sanciones económicas por consumo en vía pública (sustituible por programas educativos); e introducir advertencias sanitarias en todos los envases de bebidas alcohólicas.
En este último punto, Semfyc ha recomendado que el mensaje sea: 'De acuerdo con las autoridades sanitarias: Las mujeres no deben consumir alcohol durante el embarazo debido al riesgo de malformaciones congénitas. El consumo de alcohol interfiere en la conducción de vehículos, en el manejo de maquinaria y puede causar problemas de salud. También se debería añadir el contenido calórico por envase'.
Al mismo tiempo, la organización ha subrayado la importancia de crear programas educativos interactivos de al menos 6 sesiones a lo largo de un curso escolar, bien diseñados y evaluados. "La educación solo funciona en un marco normativo apropiado como se ha demostrado con las medidas para reducir las muertes por accidente de tráfico o el problema del tabaquismo", ha explicado Córdoba.
Finalmente, los daños que puede sufrir un menor a consecuencia de la ingesta de alcohol, los cuales pueden ser "múltiples y graves". "El cerebro esta aun inmaduro y no tienen la capacidad de metabolización del adulto. El consumo de alcohol entraña consecuencias cognitivas a largo plazo y está contribuyendo, junto a otras causas, al fracaso escolar", ha zanjado.