Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lluvia altera las procesiones de la Madrugá

'Madrugá' en SevillaEFE

La aparición de la lluvia en las primeras horas de la mañana de este Viernes Santo ha alterado las procesiones de la Madrugá de la Semana Santa sevillana, hasta el punto de que tres de las seis hermandades de la nómina de esta jornada -La Macarena, La Esperanza de Triana y Los Gitanos- han tenido que buscar refugio en diversos templos de la ciudad para evitar los posibles daños patrimoniales que podrían ocasionar las precipitaciones, que además han impedido que la última de estas tres haya podido llegar a la Catedral hispalense, meta de la estación de penitencia.

No obstante, dado que no ha sido hasta poco después de las 7,00 horas de este viernes cuando la lluvia ha hecho acto de presencia, las seis hermandades de la Madrugá sevillana -las tres mencionadas, más El Silencio, El Gran Poder y El Calvario- han podido salir a las calles de la ciudad para realizar sus procesiones, si bien éstas se han visto alteradas posteriormente por el empeoramiento del tiempo.
Las cofradías que se han visto menos afectadas por la lluvia han sido El Silencio --que ya había regresado a su templo cuando han comenzado las precipitaciones-- y El Gran Poder, que ha aligerado su itinerario de vuelta a la Basílica de San Lorenzo para escapar de la lluvia.
Sin embargo, a la hermandad de El Calvario ésta le ha sorprendido cuando ya enfilaba su camino de regreso a la Parroquia de la Magdalena, de forma que no ha podido resguardarse en ningún templo y ha tenido que recorrer el último tramo de su itinerario bajo las gotas que caían al amanecer.
A RESGUARDO DE LA LLUVIA
Por su parte, el cortejo de La Macarena ha quedado dividido en dos como consecuencia de la lluvia, de forma que el primero de sus pasos --el del Señor de la Sentencia-- ha tenido que resguardarse en la iglesia de la Anunciación, mientras que el palio de la Virgen de la Esperanza Macarena ha buscado refugio en la parroquia de El Salvador.
De igual modo, la Esperanza de Triana ha decidido permanecer en el interior de la Catedral hispalense cuando ha comenzado la lluvia, y allí continuará hasta que la hermandad decida cuándo acometerá el regreso de sus dos pasos a la capilla de los Marineros.
Por último, Los Gitanos ha sido la hermandad que peor parada ha salido, ya que cuando las nubes han comenzado a descargar agua el inicio de la cofradía se encontraba en la plaza de la Campana, a punto de comenzar su recorrido por la carrera oficial, así que ninguno de sus pasos ha podido alcanzar la Catedral, la meta de las estaciones de penitencia.
Así las cosas, tanto el paso del Señor de la Salud como el palio de la Virgen de las Angustias han enfilado directamente desde la Campana hasta la calle Laraña para resguardarse, como el paso de Cristo de la Macarena, en la iglesia de la Anunciación, si bien éste ha abandonado dicho templo poco después de las 10,00 horas, cuando ha reanudado el regreso a su basílica.
Tanto La Esperanza de Triana como Los Gitanos tendrán que decidir en las próximas horas el modo y el momento en el que afrontarán su camino de regreso a sus templos.
UN MENSAJE DE APOYO DEL ALCALDE
Al hilo de esta situación, y en una entrevista a RNE recogida por Europa Press, el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido (PP), ha querido transmitir un mensaje de "apoyo" a los miembros de las hermandades que se han visto afectadas por la lluvia, y ha puesto a disposición de las que han tenido que buscar refugio "todos los servicios municipales" para cuando retomen sus itinerarios de regreso.