Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acosador de Selena Gomez se enfrenta a tres años de cárcel

La actriz ha conseguido una orden de alejamiento

La joven está viviendo un momento un tanto complicado. Además de ver cómo su novio Justin Bieber tiene que hacer frente al escándalo que ha salido en torno a su hijo secreto, ella está a la espera de saber qué va a pasar con el hombre que presuntamente la ha estado acosando. El se ha declarado inocente aunque si se demuestra su culpabilidad, podría recibir una pena de tres años de cárcel.
Thomas Brodnicki ha sido denunciado por la estrella por haberla estado acosando entre los meses de julio y octubre de este año. Según detallaban los abogados de la joven en su denuncia, el acusado confesó a un psiquiatra que mantiene conversaciones con Dios y que había tenido pensamientos que le incitaban a matar a Selena.
También se le acusa de haber viajado hasta en tres ocasiones de Los Angeles a Chicago para intentar conocer a la joven acudiendo a su lugar de trabajo.
Por el momento la actriz ha conseguido una orden de alejamiento que obligaba a Brodnicki a estar a más de 100 metros de la joven por lo menos los próximos tres años.
El juicio ha comenzado este viernes aunque hubo una vista el pasado 16 de noviembre en la que el hombre se declaraba inocente. El juez instructor del caso, Upinder Kalra, ha fijado la fianza de Brodnicki en 150.000 dólares.
El hombre ha confesado sus extraños pensamientos a los médicos y por el momento está siendo sometido a un estudio psiquiátrico después de que se supiera que estuvo amenazando a viandantes anónimos en la calle asegurando que iba a arrancarles los ojos.
A la espera de conocerse el informe que determine si es o no un desequilibrado, está a punto de enfrentarse a un juicio que podría llevarle los próximos tres años a la cárcel.