Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevos temblores en Vinaroz

Cada día más inquietos por lo que ocurre bajo el suelo que pisan. Diez réplicas más esta noche. Y aunque esta vez la intensidad de los seísmos solo haya llegado a los 2,4 cada pequeño movimiento hace temblar a los vecinos de Vinaròs. En busca de respuestas los técnicos del Ministerio de Industria han visitado las instalaciones. Desde ahí se traslada el gas hasta una plataforma que lo almacena en una roca situada a mil ochocientos metros bajo el nivel del mar. Esa actividad podría estar provocando los microseísmos. Los registros de la central nuclear de Vandellòs no han detectado los temblores, ni siquiera el de 4,2. Ese es el que preocupa, porque no es normal en estas instalaciones de las que hay seiscientas veintisiete en todo el mundo, una de ellas esta de Bermeo, en Vizcaya, donde los vecinos afriman no haber tenido nunca problemas. No así en la Comunidad Valenciana. Aunque la plataforma se ha paralizado, se ha puesto en marcha el plan de riesgo sísmico.