Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La segunda ola de calor se retrasa hasta el domingo, según Meteorología

Niños jugando en las fuentes de Madrid RíoGtres

La segunda ola de calor del verano comenzará el domingo, después de que este fin de semana comiencen a subir de forma gradual las temperaturas y se superen los 35 grados centígrados en casi todo el país. Ya el domingo se volverán a alcanzar o superar los 40 grados centígrados, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado a Europa Press que el fin de semana las temperaturas serán "significativamente altas" en buena parte del interior peninsular y en Baleares, y que superarán los 35 grados centígrados (ºC) en Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Valle del Ebro y no se descartan algunas lluvias débiles el sábado en el litoral oeste y noroeste de Galicia y el domingo en el área cantábrica occidental y estará nuboso el fin de semana con intervalos nubosos en Galicia, norte de Canarias, Cantábrico y Estrecho.
Por días, ha precisado que el sábado los avisos serán de riesgo importante (naranja) en el curso alto del Guadalquivir, donde llegarán a 40ºC, Cuenca, Albacete, el prelitoral de Gerona y centro de la cuenca del Ebro (39ºC) y el domingo las temperaturas seguirán altas en las mismas áreas tanto en la Península como en Baleares y los avisos amarillos se ampliarán al centro peninsular y la cuenca del Ebro.
Así, ha explicado que esta situación se debe a la entrada en todos los niveles de la atmósfera de una masa de aire muy cálido con parte de recorrido por el norte de África y que permanecerá "prácticamente estacionaria durante bastantes días" y se dará tanto en las diurnas como en las nocturnas.
Precisamente, ha apuntado que las zonas menos afectadas serán el oeste y norte de Galicia, Asturias y Cantabria así como en las zonas costeras, donde en general predominarán los intervalos nubosos con posibilidad de alguna precipitación débil y los termómetros oscilarán entre los 25 y los 30 grados centígrados.
Mientras, ha indicado que en el resto del país predominarán los cielos poco nubosos o despejados aunque habrá nubes de evolución diurna en zonas del interior de la mitad este peninsular.
En concreto, no ha descartado chubascos ni tormentas el sábado en el este de Castilla-La Mancha, la cordillera cantábrica, el sistema Ibérico y también el domingo en las sierras del este de Andalucía y Pirineos.
La portavoz ha adelantado que la situación seguirá de la misma manera durante toda la semana próxima, con cielos predominantemente despejados y algunos intervalos nubosos en el norte y oeste de Galicia y norte de Canarias y nubes de evolución que podrían dejar tormentas en los sistemas montañosos por la tarde.
Los termómetros volverán a ascender el lunes y después no se esperan más subidas significativas, sino que se mantendrán estables en la mayor parte del país, menos en el área cantábrica, donde subirán y se mantendrán "bastante altas". Así, ha dicho que pasarán de 35 grados centígrados en buena parte de las mitades sur y este de la Península, alcanzando los 40ºC puntualmente.
En Canarias, se espera un importante ascenso térmico el lunes que se mantendrá hasta el jueves 9 de julio.
Por otro lado, ha agregado que otra de las características de esta ola de calor serán los valores altos durante las noches, que se mantendrán por encima de los 20ºC en el área central del valle del Ebro y progresivamente en gran parte de la mitad sur peninsular, e incluso se podrá superar localmente los 25ºC de media de las mínimas según avance la semana.
Ola de calor en toda Europa
Casals ha subrayado que la "anormalidad" de estas temperaturas no solo afecta a España, sino también al resto de Europa Occidental. De hecho, en la actualidad esta excepcionalidad no es muy alta en la Península este viernes, donde únicamente afecta al valle del Ebro y el País Vasco, pero sí es "anormal" en países como Francia, Alemania, Irlanda, Noruega o Suiza, donde están teniendo valores superiores a 30 grados centígrados.
Además, a medida que van pasando los días, la dorsal de aire cálido procedente del sur este jueves será de aviso amarillo --a partir de 34ºC en el extremo norte; 36ºC en el centro y de 38ºC en el cuadrante suroeste peninsular-- en España mientras en países como Suiza o Polonia, el aviso por altas temperaturas es rojo (riesgo extremo), ya que este sábado tendrán valores de hasta 36 grados centígrados. "Esto es especialmente anormal en Europa", ha comentado.
De este modo, ha recordado que la mayor ola de calor de este siglo, la que se produjo en 2003 tuvo una duración de 16 días y dejó miles de muertos en toda Europa y, sobre todo en Francia, por la falta de costumbre ante este calor. Esta misma semana, según ha apuntado Casals, se ha llegado a una temperatura de 40ºC en París, algo "inusual".
En definitiva, ha precisado que después de los dos días de alivio térmico, a consecuencia de un corte de los termómetros por la entrada de un frente, hasta el domingo no dará comienzo la segunda ola de calor, ya que se considera que, al menos debe haber un 10% de las estaciones con valores superiores a los normales, algo que no sucederá de nuevo hasta el 5 de julio.
Sobre la duración de este episodio, Casals ha explicado que los modelos de predicción son muy estables y parece que, de momento, esta situación de altas temperaturas seguirá hasta el sábado 11 de julio. "Estamos muy seguros de que la próxima semana hay muy poca dispersión", ha apuntado.
La ola de calor comenzará a disiparse el viernes por el norte, cuando bajen las temperaturas, y ya el sábado descenderán en todas las zonas. "Da la impresión de que el sábado puedan bajar las temperaturas", ha pronosticado.
Sin embargo, de acuerdo con la tendencia a largo plazo de la AEMET, "todo apunta a que lo que queda del mes de julio tendrá temperaturas superiores a las normales en el conjunto de España".
Sobre la semana del 13 al 20 de julio, la tendencia indica que los termómetros se situarán entre 1 y 5 grados por encima de lo normal y que lloverá en torno a un 10 por ciento más de lo habitual, probablemente estas precipitaciones serán en forma de chubascos y tormentas. Mientras del 20 al 26 de julio, también parece que el mercurio será unos 3 grados centígrados superior a la media pero, en esa semana lloverá "lo normal" para esas fechas.