Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El yihadista detenido en Segovia poseía vídeos "escabrosos" con decapitaciones destinados al adoctrinamiento

La Guardia Civil ha detenido este martes en la ciudad de Segovia a D.F.A., un hombre nacido en Irún, condenado por asesinar con los GAL --cumplió condena por el asesinato del ferroviario francés Jean Pierre Leiba en Hendaya en 1984--, por su reciente autoadoctrinamiento en el yihadismo y tras incautarle varios vídeos "escabrosos" con decapitaciones destinados al adoctrinamiento.
La agentes de la Guardia Civil realizan registros en el domicilio del arrestado en Segovia y en otra vivienda de la localidad de La Pradera del Navalhorno, en el municipio del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), donde esperan obtener elementos que ayuden a reconstruir posibles planes para atentar, y si para su ejecución contaba con ayuda de terceras personas, ya sea en España o en otros países. También se investiga si mantenía algún tipo de conexión con personas integradas dentro de la dinámica del DAESH.
Entre el material incautado, los agentes han encontrado vídeos "escabrosos", que incluyen imágenes de decapitaciones y que el detenido poseía con el objetivo de "adoctrinar a otros" y continuar con su convencimiento, según ha señalado la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz.
El operativo ha comenzado entre las cuatro y las cinco de la madrugada de este martes. En primer lugar, la Guardia Civil ha registrado una vivienda situada en el barrio de Santa Eulalia de la capital segoviana, posteriormente, se ha iniciado otro registro en un inmueble de Valsaín.
Sanz ha indicado que el servicio de información del Instituto Armado detectó "hace tiempo" la actividad de este individuo en las redes sociales. Sus movimientos han estado "siempre" controlados y solo se ha procedido a su detención cuando se ha observado riesgo real de que actuase, en "ningún momento" se ha dejado de "seguirle la pista", según la subdelegada.
Según ha informado Interior, el individuo es considerado como muy peligroso "y no se descarta que pueda tener acceso a armas de fuego, por lo que se ha activado a la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil para la práctica de la detención del mismo".
El detenido se había autoadoctrinado "en el extremismo religioso de carácter yihadista, que realizaba labores de difusión de propaganda de DAESH y tenía la determinación de cometer un atentado terrorista". Había viajado a zonas de conflicto en Afganistán, Siria y Palestina, donde dijo haber estado dispuesto a cometer atentados suicidas si hubiera tenido la ocasión.
La investigación de la Guardia Civil permitió detectar la presencia de este individuo radicalizado, muy activo en redes sociales que actuaba en favor de organizaciones yihadistas. Desde el verano de este año había acelerado su proceso de radicalización, manifestando su apoyo a las acciones terroristas cometidas en Europa a lo largo de los últimos meses.
Según Interior, su alto nivel de radicalización le llevó, presuntamente, a intentar conseguir los medios para cometer un atentado terrorista, "estando dispuesto a realizar acciones suicidas de carácter indiscriminado contra medios de transporte".
El juzgado central de instrucción número tres y la Fiscalía de la Audiencia Nacional siguen las evoluciones de este caso y en las actuaciones intervienen tanto unidades de la Jefatura de Información de la Guardia Civil como integrantes de la Comandancia de Segovia.
Desde 2015, año en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA-4), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a un total de 173 presuntos terroristas yihadistas.
El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales seguros para notificar posibles casos de radicalización en su entorno. Se trata de la página web www.stop-radicalismos.es, la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.