Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Secuencian los genes de unas setas venenosas para indagar en sus beneficios terapéuticos

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos) han secuenciado genéticamente dos especies de setas venenosas y han descubierto que a partir de su ensamblaje molecular se podrían producir miles de compuestos farmacológicos para distintas enfermedades.
El estudio, publicado en la revista 'BMC Genomics', se basó en el análisis del ADN de dos hongos de la familia Amanita, que son responsables de la mayoría de intoxicaciones mortales por el consumo de setas: el 'Hongo de la muerte, que crece en toda la costa oeste de Estados Unidos, y el 'Ángel destructor', nativo de Michigan.
"Realmente hicimos una secuencia parcial del ADN de los dos hongos hace 10 años", ha reconocido Jonathan Walton, profesor del Laboratorio de Investigación de Plantas de Michigan y coautor del estudio, que pudo completar su proyecto recientemente gracias a que las técnicas de secuenciación se han vuelto "más rápidas y baratas".
Como esperaba Walton, los datos revelaron los genes responsables de producir varios de los venenos nocivos conocidos, que vienen en forma de pequeñas moléculas en forma de anillo llamadas péptidos cíclicos.
Y dado que los péptidos cíclicos carecen de todos los extremos libres, es difícil para el organismo agarrarse a ellos "con el fin de digerirlos o repelerlos", dijo Walton, lo que hace que entren en el torrente sanguíneo.
Pero para su sorpresa, Walton y su equipo vieron que las setas tienen también el potencial de sintetizar muchos más péptidos cíclicos de lo que se sabía anteriormente, miles de millones, a través de una plataforma de producción molecular. De este modo, han descubierto tres péptidos cíclicos previamente desconocidos basados en patrones de la secuencia de ADN recién descubierta.
Walton ya puede imaginar la capacidad láser de los péptidos cíclicos para penetrar células humanas para usos medicinales, observando que sólo unos cuantos péptidos de hongos son venenosos para las personas.
Usando como ejemplo los juguetes de la marca 'Lego', este experto ha reconocido que los péptidos cíclicos se ensamblan como las piezas de estos juguetes y cada uno está compuesto de 8-10 de un total de 20 aminoácidos posibles. "Si se compaginan estos componentes, se pueden sintetizar un gran número de estas moléculas en el laboratorio a través de esa plataforma molecular", ha explicado.
Hasta ahora, sin embargo, los únicos estudios realizados con este tipo de extractos de hongos han buscado condiciones que maten a los mamíferos. Sin embargo, ya se sabe que muchos péptidos cíclicos son fármacos importantes contra la tuberculosis, el 'Staphylococcus' o el cáncer, lo que permitirá sintetizar un gran grupo de nuevos compuestos de diferente uso terapéutico.