Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Satse ve un "gran fracaso" que los grupos del Congreso no se pongan de acuerdo sobre la 'prescripción' enfermera

El sindicato de Enfermería SATSE considera un "gran fracaso" que los diferentes grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados no hayan llegado a un acuerdo sobre el uso e indicación de medicamentos por parte del personal de Enfermería, lo que se conoce como 'prescripción' enfermera, después de que la semana pasada no saliera adelante una proposición no de ley sobre este tema.
La iniciativa, impulsada por el PSOE en la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja, solicitaba la derogación del Real Decreto que regula estas actividades pero fue rechazada con los votos en contra de Ciudadanos y Unidos Podemos, que consideraban que es necesario modificar la Ley del Medicamento, y del PP, que veía mejor adecuar la legislación actual a las competencias y funciones que estos profesionales deben desarrollar en los próximos años.
Satse lamenta que, pese a que todos coincidían en el "diagnóstico" de la situación que se ha producido tras la entrada en vigor de esta norma, "finalmente sus intereses partidistas prevalecieron sobre el bien común".
"Todos los partidos aseguraron que, por cualificación, competencias y ejercicio profesional, las enfermeras necesitamos otra regulación normativa sobre el uso e indicación de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción médica, pero, una vez más, volvieron a marear la perdiz sin apostar conjuntamente por una vía de solución que beneficie a profesionales y pacientes", lamentan desde SATSE.
La organización sindical recuerda que, tras la aprobación en 2006 de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios y su posterior modificación en 2009, la profesión enfermera continúa esperando que se atienda su justa reivindicación.
Por ello, entienden que deberán continuar presionando, junto al Consejo General de Enfermería para que los enfermeros cuenten con una normativa que ampare legalmente su desarrollo profesional y "se corresponda con la realidad asistencial existente en los centros sanitarios".